Skip to content Skip to footer

Incontrolable la tala ilegal en el Estado de México

Los grandes bosques del Estado de México, pulmones naturales de la región, pierden terreno ante la tala clandestina. En los últimos años, esta actividad aumentó 20%, principalmente en cinco zonas. Las autoridades se han visto rebasadas por los grupos de talamontes que se han fortalecido para hacer frente a los operativos.

Las zonas señaladas son: el Nevado de Toluca, abarcando los municipios de Zinacantepec, Coatepec Harinas, Almoloya de Alquisiras, Sultepec; la zona del Izta-Popo, Amecameca, Ozumba, Ecatzingo; la sub cuenca de Valle de Bravo, Compuesta por Temascaltepec y Valle de Bravo; la reserva de la biosfera dela mariposa monarca,Temascalcingo, San Felipe del Progreso, Donato Guerra, Villa de Allende y la zona del  Cobio-Cruces, Ocuilan, Xalatlaco, Santiago Tianguistenco, Xonacatlán, Otzolotepec.

A pesar de las medidas que se anunció el año pasado el gobernador Alfredo del Mazo, con el  objetivo de preservar las zonas verdes, reforestar bosques y combatir la tala ilegal, parece que las autoridades se han visto rebasadas por los grupos de talamontes que se han fortalecido para hacer frente a los operativos.

Los ciudadanos continúan denunciando que la tala ilegal que se ha  extendido en las comunidades, por lo tanto insisten en reportar esta actividad para que la autoridad estatal tome medidas al respecto y garanticen la seguridad de los habitantes.

Milenio Estado de México documentó un caso en 2018. Un grupo de comuneros de la comunidad de San Miguel en el municipio de Atluautla, solicitaron la intervención del gobernador para frenar la tala en la región santuario de la mariposa monarca. Además pidieron protección ya que temían represalias violentas hacia las mujeres por denunciar el caso. Explicaron que esta actividad aumentó durante la gestión del titular e bienes comunales, Maximino Páez Maya quien cuenta con protección de autoridades encargadas de preservar el medio ambiente y mantiene en el cargo desde el año 2007, a pesar que la gestión de esta dirección sólo es de tres años.

En la zona Cobio-Cruces, en noviembre de 2018, elementos de la Secretaría de Seguridad del Estado de México aseguraron en el municipio de Xalatlaco dos camiones cargados de con madera y detuvieron a seis personas ya que no demostraron su procedencia legal. En este mismo sitio se registró un enfrentamiento el pasado 20 de febrero, cuando elementos de seguridad fueron emboscados por presuntos taladores armados en la carretera Xalatlaco – Ajusco. El saldo fue dedos detenidos, siete policías heridos y tres patrullas dañadas.

Los vecinos de la región informan que, a pesar de los operativos implementados, esta práctica ha aumentado en los últimos años, dicen que se cortan hasta 300 árboles diarios y se trasladan a plena luz del día ya que no hay vigilancia suficiente. Desde el año 2007, Greenpeace había denunciado que la tala ilegal se llevaba a cabo de forma desmedida esta  zona del Ajusco.

La zona del nevado de Toluca fue declarada como parque nacional por el presidente Lázaro Cárdenas en 1936, esta categoría de protección impedía que se llevaran a cabo actividades de explotación. Sin embargo, en el año 2003 el presidente Enrique peña Nieto cambió la categorización a través de un decreto en el cual se legaliza la tala comercial, agricultura y ganadería, esto con base en un estudio realizado por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales en donde se autorizó la tala de 17 mil hectáreas de bosque, que representan un 33 por ciento del territorio de esta reserva.