Skip to content Skip to footer

Insatisfechos alemanes con su gobierno

La mayoría de los alemanes no está satisfecha con los resultados del gobierno a cien días de que la Gran Coalición empezó a trabajar.

De acuerdo a un sondeo publicado este viernes por la televisión alemana ARD de derecho público y realizado por el instituto demoscópico Infratest Dimap, el 55 por ciento de la población está entre poco y nada satisfecho con la gestión del nuevo gobierno.

Como resultado de las elecciones del pasado 22 de septiembre, los mayores partidos del país, la Unión Cristianodemócrata (CDU) junto a la Unión Socialcristiana (CSU) bávara y el Partido Socialdemócrata (SPD) formaron un gobierno de gran coalición, denominado así porque reúne a los dos mayores partidos del país.

Los encuestados que pertenecen a estos partidos aparecieron más satisfechos del trabajo del Ejecutivo liderado por la canciller federal Ángela Merkel, aunque también se registraron críticas internas.

Y es que en sólo tres meses de gobierno, el Ejecutivo alemán fue marcado por un escándalo de grandes dimensiones, a raíz de las duras acusaciones contra el ex diputado del SPD en el Bundestag, Sebastian Edathy, de quien se sospecha que adquirió material pornográfico infantil en internet.

En el marco de esta historia, el recién nombrado ministro de Agricultura, Hans-Peter Friedrich, de la CSU, tuvo que dimitir por la relación que anteriormente tuvo en el caso como ministro del Interior.

La CSU pagó así el precio político por el presunto delito de un socialdemócrata. Por esto, además de generar desconfianza en los ciudadanos, el caso causó grietas en la coalición.

De manera particularmente crítica se expresaron en la encuesta los votantes de los partidos de la oposición, Verdes y La Izquierda, tal y como del partido extra parlamentario euro escéptico Alternativa para Alemania, donde el 85 por ciento de los electores condena al gobierno.

Por otro lado, la prensa alemana criticó duramente esta semana la falta de ideas y de dirección política de una oposición que tan sólo ocupa el 20 por ciento del parlamento y no logra hacer escuchar su voz.

Por lo que tiene que ver con el apoyo a los partidos, que refleja también la intención de votos en los comicios europeos de mayo, el SPD ganó un punto y se situó en el 25 por ciento, mientras que la Unión (CDU y CSU) perdió un punto y se quedó en el 41 por ciento.

Actualmente, La Izquierda tiene un apoyo del ocho por ciento, es decir inferior de casi tres punto a su resultado electoral, mientras que los verdes están en el diez por ciento.

Las elecciones europeas serán un test electoral también interno y en vista de estas hay muchas atención hacia los resultados que puede alcanzar el euroescéptico AfD.

En la medición de hoy, el partido que pide salir de la moneda única se situó en el cinco por ciento. Es este un resultado que le permitiría acceder al Parlamento si las elecciones fueran políticas.

En Alemania, las fuerzas anti europeístas no son tan importantes como por ejemplo en Francia, con el Frente Nacional, o en Italia, con el Movimiento Cinco Estrellas.

Aún así, para las elecciones europeas, Alemania quitó los límites mínimos para el acceso de los partidos al Europarlamento. Esto quiere decir que AfD tiene un sitio asegurado y desde ahí podrá influenciar, sobre todo en el debate público, las decisiones de Alemania.