Skip to content Skip to footer

Inseguridad en Facico: una ciudad a medida de los delincuentes

Eran cerca de la 13:30 horas cuando Tania bajó del camión, junto con otra chica, a unas cuadras de la facultad, al notar que un auto las seguía echaron a correr...

Un día antes de que la Facultad de Ciencias de la Conducta entrara en paro, “Tania”, una estudiante de la licenciatura en psicología, sufrió un intento de secuestro en el camino hacia la escuela, ella, como muchas estudiantes, vivió en carne propia la inseguridad de las calles, algo que deja a la comunidad estudiantil vulnerable a la ola de violencia que azota la capital mexiquense.

Eran cerca de la 13:30 cuando Tania bajó del camión, junto con otra chica, a unas cuadras de la facultad; luego de notar que un auto las seguía, comenzaron a correr, sin embargo los tres sujetos que viajaban a bordo del automóvil descendieron de él y emprendieron su persecución a pie. Ésta continuó hasta que “Tania” y su compañera encontraron más adelante a otros estudiantes, ellas recuerdan que sólo así los hombres dejaron de perseguirlas, aunque desde lejos les gritaron “pinches viejas”, recuerda.

Este intento de secuestro se suma a una larga lista de delitos cometidos en la zona. Abigail, otra estudiante de la licenciatura en psicología recuerda el asalto que sufrió a sólo unos metros del acceso al plantel, en la calle Río Verdiguel, una solitaria avenida con malla ciclónica de un lado y muros por el otro, ni un negocio o casa en los 300 metros que los separa del Chedraui a donde pensaba ir a comprar algunas cosas.

Para Date Álvarez, catedrático de diseño urbano de la facultad de arquitectura, de la UAEM, la inseguridad que experimenta la zona es resultado de la propia traza urbana, “bardas panteoneras sin ventanas, recovecos oscuros debajo del distribuidor vial en Alfredo del Mazo aumenta las conductas antisociales”, el conjunto habitacional que se encuentra detrás está separado de la avenida por malla ciclónica y bardas.

En 2014 se terminó la primera etapa de la construcción del distribuidor vial Alfredo del Mazo, que comienza en Filiberto Gómez y se une a Av. José López Portillo, una obra que para la doctora en diseño Susanas Bianconi también aumenta la sensación de inseguridad al vulnerar a las personas que transitan a pie por esas avenidas “podrían levantar a alguien frente a ti y no podrías hacer nada”.

A diferencia de otros planteles de la Universidad Autónoma del Estado de México, la Facultad de Ciencias de la Conducta se encuentra en el denominado “cono norte”, que abarca las comunidades de San Cristóbal Huichochitlán, San Pablo Autopan y San Andrés Cuexcontitlán, que junto a San Lorenzo Tepaltitlán conforman la zona donde se ha registrado la mayor parte de ejecutados en lo que va del año.

La Facultad de Ciencias de la Conducta continúa en paro desde el 21 de febrero, una de sus peticiones ha sido, precisamente, mejorar la seguridad en la zona, luego de la visita que hizo el rector a este plantel se envió una patrulla de seguridad institucional que intermitentemente vigila el acceso principal, los paristas han denunciado que la inseguridad continúa y es que en una zona tan complicada será difícil acabar con los delitos.