Skip to content Skip to footer

Intentan habitantes linchar a policías de Jilotzingo

Cerca de 500 habitantes de la comunidad de San Luis Ayucan de este municipio, retuvieron y amenazaron con linchar a 10 elementos de la policía municipal, entre ellos al comandante, a quienes acusan de proteger a los delincuentes y quemaron dos patrullas.

Cerca de las 10:00 de la mañana de este martes, se reportó el secuestro de secuestradores privaron de la libertad a una madre de familia y a sus dos hijos menores en la comunidad San Luis Ayucan.

Tras conocerse el secuestro en la comunidad, algunos vecinos se reunieron para trasladarse a la casa del alcalde Reinaldo Torres, para impedirle llegar ala alcaldía y exigirle soluciones ante la delincuencia.

A las 11:00 de la mañana, los habitantes sonaron las campanas de la iglesia y más pobladores se reunieron en el centro de la comunidad, y empezaron a manifestarse, y tomaron las instalaciones el Palacio Municipal.

Los pobladores retuvieron en la comandancia a 10 policías municipales, entre ellos a Esteban Reyes Jerónimo, quien hace 15 días tomó protesta como director de Seguridad Pública, a quienes acusaban de estar vinculados con los secuestradores

Algunos otros incendiaron una patrulla y comenzaron a destruir otra unidad
Al lugar llegaron elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC); quienes custodiaron a los municipales, para impedir que los habitantes cumplieran su amenaza de lincharlos.

Por su parte el presidente municipal, Reynaldo Torres, dijo que antes de las 9 de la mañana dos personas encapuchadas con uniforme de policía en un choche se llevaron a una persona.

“Posteriormente, elementos de seguridad pública contestaron mal a la gente cuando les solicitaron apoyo, por lo cual molestó la gente por lo cual secuestraron a siete o nueve elementos dentro de la delegación de la policía”, dijo.

La persona secuestra es María Guadalupe Herrera, por lo cual dijo, “esperamos que regrese con bien”.

Cerca de las 5:30 de la tarde, elementos de la SSC, logaron sacar a los policías retenidos de las instalaciones municipales para ser trasladados al penal de Barrientos, para ser investigados y descartar cualquier vínculo con el crimen organizado.