Skip to content Skip to footer

Juan Rodolfo culpa a mandos del fracaso en seguridad y los releva del cargo

De 2018 a la fecha se han cometido 216 homicidios en Toluca, 77 de ellos en lo que va de este año

Con un presupuesto destinado al rubro de  seguridad pública del orden de los 2 mil millones de pesos para todo el trienio, las estrategias puestas en marcha por el gobierno de  Toluca en este rubro han sido un fracaso. La incidencia delictiva en el municipio ha ido en aumento en los dos últimos años. Ahora, cuando está cerca de concluir su administración, el alcalde Juan Rodolfo Sánchez decide hacer una reingeniería en la Dirección General de Seguridad Pública y despide a 90 mandos de la corporación.

De acuerdo con información de Transparencia, las autoridades municipales destinan una inversión total de 477 millones 640 mil 731 pesos por la renta de 500 patrullas nuevas, a razón de 17 millones de pesos cada una por un lapso de 28 meses. Sin embargo, esos recursos no han servido para frenar la violencia e inseguridad en el territorio toluqueño.

En los últimos tres meses (agosto-octubre) se registraron al menos mil 622 delitos en estas categorías: 188 robos a casa-habitación, 25 homicidios, 395 asaltos a negocios, 976 lesiones, 38 violaciones y un feminicidio (hasta octubre) de acuerdo con datos del Semáforo Delictivo del Estado de México. A esa lista habría que sumar los tres feminicidios ocurridos en solo un fin de semana del mes en curso, entre otros crímenes. 

Cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública revelan que mientras el total de homicidios cometidos en la capital mexiquense en 2017 fueron 30, al finalizar 2018 subieron más del 100 por ciento, al llegar 64 casos. En 2019  fueron 75 y hasta el pasado de noviembre ya se contabilizaban 77 ejecuciones. 

Además de gastar en patrullas que generalmente están paradas, según denuncias de integrantes del Consejo Consultivo de Seguridad Municipal de Toluca, y  no hacen mayor presencia en las delegaciones del municipio, el gobierno de Sánchez Gómez también destinó alrededor de 250 millones de pesos en la incorporación de 3 mil 300 cadetes a principios de año, en quienes invirtió además más de  20 millones de pesos en uniformes.

Cada uno de ellos  recibiría una beca por 12 mil pesos mensuales por un lapso de 6 meses, lo que equivalía  a 237 millones 600 mil pesos en total. Sin embargo, para mayo entre deserciones y despidos salieron 800 cadetes.  Varios de ellos denunciaron ante los medios de comunicación malos tratos, corrupción e incluso acoso sexual durante su estancia en la corporación.

El   pasado 15 de agosto  Ricardo Moreno, brazo derecho y cercano colaborador del alcalde, renunció al cargo de secretario del ayuntamiento. Aunque en principio no precisó los motivos de su decisión, más tarde dio a conocer  públicamente que la opacidad y la corrupción que prevalecen esta administración –que busca reelegirse el año próximo- fueron las causas por las que decidió dejar su puesto, en desacuerdo con esa situación. 

En ese contexto, en el que ni las inversiones extraordinarias destinadas a seguridad pública  han servido para frenar la violencia y en donde uno de sus más cercanos colaboradores le dio la espalda, el presidente municipal determinó que los malos resultados en esta materia son de 90 mandos responsables de ejecutar las estrategias correspondientes  y los echa a la calle como primera medida para intentar mejorar la situación.  A sus sustitutos los exhortó a “tener una conducta seria y enfocada en sus tareas”.

Entre los cambios “radicales” en la operación de  la policía municipal,  según destaca un comunicado del ayuntamiento se incluye “el cambio de la duración de los turnos de los elementos, de 24 a 8 horas, habrá tres turnos, matutino, vespertino y nocturno; nuevos titulares de las áreas operativas de seguridad pública y de vialidad, así como cambios en los grupos operativos y su manera de proceder”.

Se informa además que el territorio municipal “se dividió en siete regiones, las cuales se dividen a su vez en 250 cuadrantes, basados en la densidad poblacional y densidad de delitos, y por cada uno habrá dos elementos y una patrulla”.

En el comunicado se reporta que actualmente Toluca cuenta con mil 298 policías operativos y 560 comunitarios, además de 417 cadetes, por lo que en total se cuenta con 2 mil 275 elementos de Seguridad Pública  así como  416 patrullas funcionales.