Skip to content Skip to footer

La Quinta Columna

La quinta columna

La Quinta Columna

Recientemente varios aspirantes de manera soberbia han afirmado que todo lo hecho se le debe al PRI, vaya cara dura

“El nacimiento de una rebelión de conciencias, firme, pacífica pero inevitable”

Impedir prácticamente 100 años del gobierno de un solo partido político, es decir de lo mismo, es lo que estará en juego en la próxima elección en el Estado de México. En el colmo, en ese tiempo han gobernado hasta en tres generaciones, abiertamente se han pasado la estafeta abuelos, a padres, a nietos, amigos, compadres, cómplices.

Recientemente varios aspirantes de manera soberbia han afirmado que todo lo hecho se le debe al PRI, vaya cara dura. Se les olvida que el dinero que en su caso se ha invertido es de los impuestos del pueblo, no de sus bolsillos. A ese partido no se le debe más que la desigualdad, la inseguridad y la lacerante pobreza y de ese proceso se han enriquecido descaradamente.

Otra vez vendrán las promesas, las amenazas, las persecuciones a sus opositores, los llamados a la disciplina partidaria, a la mal llamada “lealtad”, que en el fondo no es otra cosa que proteger los intereses de los mismos. ¿Cuánto tiempo más se requiere para demostrar su incapacidad y perversidad?

Sin escrúpulos han avasallado a algunos que piensan distinto, a otros los han comprado para que traicionen a los proyectos que se han generado, en el colmo se han aliado los que se vendían como diferentes –ahí esta la prueba con el PRIAN. Afortunadamente la conciencia política del pueblo está despertando, empieza a distinguir a los lobos vestidos de ovejas.

Más temprano que tarde la semilla del hartazgo germinará en las urnas. Nada ni nadie puede contra una votación masiva, el llamado es a poner un alto a lo mismo y a los mismos, a no permitir que se cumplan 100 años de sometimiento. La libertad se conquista, no se implora.