La revancha del “Sr. Tiburón” en libertad 

La revancha del “Sr. Tiburón” en libertad 
La libertad del “Señor Tiburón” tendrá alegre a su gente cercana, pero muy preocupados a otros personajes de la familia futbolística.

Apariciones    

Después de más de un año de estar recluido, Fidel Kuri Grajales, Sr. Tiburón, abandonó la prisión de Almoloya de Juárez –en el Estado de México– poco antes de la media noche del viernes 14 de octubre. En el penal conocido como “Santiaguito” o «Almoloyita» permaneció recluido, acusado de un supuesto fraude genérico en agravio de Arrendadora Azteca, propiedad del magnate Ricardo Salinas Pliego. 

Los abogados del empresario fueron quienes denunciaron que el expropietario de los Tiburones Rojos del Veracruz, supuestamente NO le habría pagado un préstamo prendario por una cantidad superior a los 139 millones de pesos. Por el dinero habría dejado en garantía los derechos federativos de Sebastián Jurado y Chávez. Estas –se tiene certeza–  fueron cobradas, ya que  Cruz Azul y Necaxa, pagaron al Atlético Morelia, cuando este era filial de Tv Azteca.

Para saber más: «Sr. Tiburón», la venganza del poder (4a entrega)

El amparo federal

¿Por qué salió Kuri Grajales de la cárcel? El 24 de septiembre pasado se celebró una audiencia presencial ante el juez de control del Estado de México, Marco Antonio Sánchez Morgan. Él fue quien le impuso la prisión preventiva oficiosa, que le impidió seguir su proceso en libertad en sentido inverso a lo que dicta el artículo 19 de la constitución y el código penal vigente en el Estado de México. Pues este NO contempla al fraude genérico como un delito grave, que es la acusación que lo tuvo recluido más de un año.     

Tan hubo graves errores en ese proceso, que el juez décimo cuarto en materia de amparo de la Ciudad de México emitió una resolución la noche del jueves 22 de septiembre con número de oficio 3012080P08/14415/2022 a favor del veracruzano. El juez solicitó a Marco Antonio Sánchez Morgan –juez de control de Almoloya– autoridad para que celebrara audiencia a las 48 horas y acatara la nueva sentencia.  

Recordemos que los abogados del veracruzano tienen presentada desde hace varios meses una denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción del Estado de México, contra tres jueces que llevaron el caso. Entre ellos, el mismo Sánchez Morgan, quien hoy no tuvo más remedio que retirar la prisión preventiva a Kuri, fijarle una fianza de 20 millones de pesos y la obligación de usar un brazalete electrónico con geo localizador.   

El juez, ¿a la cárcel?    

Este hecho fue considerado un gran paso, según anunció el abogado de Kuri Grajales, en redes sociales. Pero lo cierto es que en realidad esperaban que se le hubiera otorgado la libertad sin necesidad de fianza y menos brazalete. Por ello, hace unas semanas presentaron una denuncia ante el juez federal, acusando de desacato y violación a la sentencia de amparo.   

En su denuncia y solicitud alegan que el juez de control inventó la “prisión preventiva Sánchez Morgan”, ya que solo existen la PRISIÓN PREVENTIVA OFICIOSA o PRISIÓN PREVENTIVA JUSTIFICADA. Si ambas se dictaminaron inválidas, ¿cómo es que se pudo mantener la prisión unos días más al “señor tiburón” a pesar de haber ganado el amparo?  Simplemente, Sánchez Morgan redujo las medidas cautelares, pero incumplió con lo dictaminado por el juez federal.   

El desacato a una sentencia federal es un delito grave, tanto que el juez Sánchez Morgan –en caso de ser considerado culpable– no solo sería retirado de su cargo, sino que enfrentaría una pena de hasta seis años de prisión, según el artículo 485 del código penal que a la letra dice: “Quien incumpliere el mandamiento de amparo constitucional dictado por el Juez, será castigado con prisión de seis (6) a quince (15) meses”.  Esta denuncia contra el juez de control está en curso.

Se presumía inocente 

El propio inculpado lo dejo muy claro en su cuenta de Twitter del 26 de mayo pasado, donde abrió un hilo de comentarios que comenzó con esta afirmación: ¿Por qué estoy preso, si el supuesto delito de fraude por el que se me acusa NO amerita prisión preventiva? 

El tiempo le dio la razón a los dichos en ese twit y un juez federal la sentencia a favor, aunque un año y un mes más tarde. Es importante aclarar, el “señor tiburón” NO fue declarado inocente, mucho menos exonerado. Simplemente, continuará su proceso en libertad, presentándose a las audiencias a las que haya lugar hasta que se dicte sentencia definitiva.

La audiencia

Aquella mañana del sábado 24 de septiembre, el juez de control, Marco Antonio Sánchez Morgan, no tenía muchas opciones. Estaba obligado por un juez federal a modificar las medidas cautelares que él mismo había impuesto, muchos lugares para donde moverse. Podía dejarlo libre sin restricciones o imponer una fianza mucho menor y no de 100 millones de pesos como el mismo juez le dictaminó a Kuri e incluso obligarlo a usar un brazalete electrónico, como finalmente sucedió. Recobrar la libertad era inminente una vez cumplidas las nuevas disposiciones.  

Sin embargo, no fue tan simple.  Hubo una sospechosa tardanza en los trámites burocráticos  de las autoridades del Estado de México que retardaron muchos días más su salida. “Le estuvieron pateando el bote” se dice en el argot. Cada que estaba más cerca de su libertad o retardaban el trámite o el notificador, no estaba o no había brazalete o el que había estaba fallando. En fin, les sobraron excusas para retardar la liberación.

Fianza y dudas

El primer tema a resolver era conseguir la fianza, un trámite que por el monto no era tan simple. 

Serían días o quizá semanas para completar el proceso, garantizarla con una propiedad, certificar los avalúos, que estuvieran libre de gravamen, infinidad de trámites burocráticos.

La enorme sorpresa de la liberación de Kuri Grajales radica precisamente en un tema relativo a la  fianza. ¿Sabe qué afianzadora estuvo a NADA, a una firma de otorgarle el documento para que el veracruzano saliera de prisión? Seguro que no lo creerá ¡Sofimex!

Si, la misma afianzadora que Doña Fede aseguraba a sus amigos que odiaba a Fidel Kuri por haberlos defraudado. Por lo menos esa versión fue la que manejaron con la prensa amiga e incluso con Álvaro Ortiz, de la Asociación de jugadores, como justificar que por ello no podían saldar adeudos. 

Sofimex al rescate del «Sr. Tiburón»

Con ejecutivos de Sofimex se hicieron todos los trámites para el otorgamiento de la fianza. Se entregaron documentos, se hicieron los avalúos, y lo más increíble es que incluso Sofimex le aprobó la fianza a Kuri y le envió los documentos para que los firmara y se entregaran al juez. 

Sí, la misma Sofimex que según Yon de Luisa odiaba a Kuri y quería meterlo también al tambo por haberlos defraudado. Esto parece una mentira, pues a juzgar por lo sucedido en los días recientes, Sofimex –al parecer– NO estaba tan molesta con Kuri Grajales, pues le aprobó la fianza y le envió los documentos para firma. Tenemos la evidencias de estos.

Todo estaba listo para que fuera la propia Sofimex la que liberara al veracruzano, pero en las últimas horas Kuri Grajales les cambio la jugada, dejó plantada a Sofimex y no firmo la póliza. No sabemos bien a bien los motivos, pero intempestivamente la dejó del lado y optó por depositar la cantidad de 20 millones de pesos a la cuenta del Poder Judicial del Estado de México a las 13 horas con 29 minutos del este martes 11 de octubre, según aparece registrado como SPEI recibido en la cuenta de Banamex de la institución del Gobierno del Estado de México. (Copia del SPEI)

El brazalete

A partir de ese momento, la liberación de Kuri Grajales debía ser inmediata, pero retardaron su salida tres días más. Solo tenía que solicitarse que se le colocara el brazalete con geo localizador que exigió el juez Sánchez Morgan. Mismo que la defensa ya había solicitado se tuviera disponible desde el 26 de septiembre pasado.

Sobre esta medida cautelar que le impusieron a Kuri Grajales tenemos algunas dudas. Según el artículo 83 bis del Código penal del Estado de México, el brazalete es una medida cautelar para personas que YA han sido sentenciadas. Sin embargo, no es el caso del veracruzano, su litigio está en pleno proceso. Hasta el momento desconocemos los motivos legales en los que se basó el Juez Sánchez Morgan para imponerlo. Lo cierto es que ilegal o no, si el veracruzano quería salir de prisión debía aceptarlo, quizá impugne esta medida en libertad. 

No es nada más ponerse el brazalete y ya, las autoridades de medidas cautelares fueron a checar personalmente al domicilio en el Estado de México –mismo que al inicio del proceso dijeron no existía. En esta ocasión esas mismas autoridades SÍ encontraron su domicilio, hasta ahí acudieron para cerciorarse de que ese lugar cumpliera con los requisitos de carácter técnico exigidos; que tuviera cobertura de telefonía y GPS en su domicilio, que cuente también con un dispositivo portátil (celular), además del servicio de telefonía fijo en el domicilio donde residirá.

Grotesca trampa  al «Sr. Tiburón»,

Suponíamos que Kuri Grajales podría desplazarse con libertad absoluta en un perímetro en su domicilio en la Ciudad de México conurbado con el Estado de México; sin embargo, apareció una nueva “sorpresa” legal. Las autoridades se dieron cuenta de último minuto que el brazalete con geo localizador solo tenía cobertura satelital exclusivamente para el Estado de México, no para su área conurbada –ni una calle antes ni una calle después de territorio mexiquense.

El argumento de la autoridad y del juez Sánchez Morgan fue absurdo e irreal. Como si un brazalete estuviera inscrito en un “plan amigo de Telcel”, cuya cobertura caduca cuando se le acaba el saldo. Evidentemente, era una chicanada, una triquiñuela para mantenerlo unas horas o unos días más en prisión. Era simplemente por joder.

Le pidieron a Kuri que entonces se mudara a un domicilio del Estado de México para que el brazalete tuviera cobertura satelital. ¿Puede usted creerlo? Y si Kuri Grajales quisiera salir de ese perímetro, visitar a sus padres a Veracruz, por ejemplo, debería solicitar un permiso al juez. Además, no podrá salir del país porque entregó su pasaporte.  En fin, si quería seguir su proceso en libertad, tenía que aguantar estas últimas artimañas legales de la autoridad.  

Finalmente, las autoridades se quedaron sin argumentos para mantenerlo en prisión. Una vez que cumplió con todos los requerimientos exigidos como medidas cautelares impuestas por el juez de control Sánchez Morgan, fue que Kuri Grajales recibió la autorización de abandonar el penal.  

Kuri Grajales le dice adiós a Almoloya 

El “Sr. Tiburón” –nos dijo uno de los celadores que salió de guardia– fue despedido entre porras y aplausos por sus vecinos de celda. Muchos le gritaron que no se olvidara de ellos, que había prometido ayudarlos legalmente con sus casos.   Afuera ya lo estaba esperando una camioneta negra, su chofer, su asistente y sus abogados. Aquella noche no hubo la alharaca como sucedió con su detención.

¿Y el tiempo perdido? 

Kuri Grajales aún no ha ganado nada, reiteramos no ha sido exonerado, seguirá su proceso en libertad como debió ser desde hace un año. Un año y 21 días después ha vuelto a ser libre, y continuará así su proceso hasta que se le dicte sentencia o se le absuelva de manera definitiva. Lo cierto es que pase lo que pase después, nadie le podrá devolver el año en que Kuri Grajales no pudo abrazar a sus pequeños hijos, a sus padres o hermanos. Un año en el que hoy, según las propias leyes, sabemos que estuvo encerrado injustamente por el delito considerado NO grave por el que se le acusó y que debió llevar en libertad.    

Aún no hemos podido contactar al “Señor Tiburón”  pero trataremos de tener de viva voz las primeras palabras de Fidel Kuri Grajales, ya que salió de prisión, si se lo compartiremos de inmediato.  Este pendiente de mis redes sociales, en mi podcast de #LaFantasmagorica de @futvoxoficial y resto de mis trincheras periodísticas como son; @ADNoticiasMex @HeraldoPue @Efekto10 y En línea deportiva

¿Dormirán tranquilos? 

La libertad del “Señor Tiburón” seguramente tendrá alegre a su gente cercana, pero muy preocupados a otros personajes de la familia futbolística. Este drama de la vida real no terminará aquí. Estoy cierto de que pronto tendremos nuevos y emocionantes capítulos. Hay muchos frentes abiertos, muchas cuentas pendientes por cobrar. Habrá que estar muy, pero muy atentos.  De esta pelea podemos decir que Kuri Grajales ganó este round, pero la pelea será muy larga y cruenta. El tiburón volvió a su hábitat, está herido y furioso, no lo liquidaron como pensaban y eso traerá consecuencias. Esta historia no terminará aquí…

“Cuanta más libertad se otorga a los negocios, más cárceles se hace necesario construir para quienes padecen los negocios.” Eduardo Galeano

Ignacio Suárez Mercado «el fantasma»  

www.fantasmasuarez.com

Twitter @fantasmasuarez