Marías acompañantes:

la lucha por la interrupción legal y segura del embarazo en Edomex

En el Estado de México el aborto es considerado un delito y es una práctica criminalizada por legisladores y algunos sectores de la ciudadanía. La desinformación y las ideologías religiosas son las principales limitantes para que las mujeres decidan sobre su salud sexual y reproductiva.

“Gracias a los estigmas, a los tabúes, a la mala organización, desinformación de la norma 046 ––que establece que bajo ciertas causales en el Estado de México el aborto está permitido­­–– sigue está cacería de brujas de las mujeres que quieren acceder a su derecho a decidir”, explica en entrevista An, integrante de la Red Violeta Estado de México.

De acuerdo con la norma 046 el aborto puede realizarse en el Edomex bajo ciertas causales: violación, riesgos en la salud de la madre y malformaciones genéticas graves; sin embargo, las organizaciones y colectivas feministas denuncian que la información al respecto es limitada.

Según el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) la criminalización del aborto es una violación a los derechos humanos porque materializa “la idea de que la maternidad es la función obligatoria de las mujeres; idea que continúa permeando no solo la cultura, sino todas las instituciones del Estado”.

Para Daniela Medina ––integrante de la red de acompañamiento Marías acompañantes-Aborto Seguro Edomex–– la criminalización es sostenida, principalmente, por grupos religiosos como el Frente Nacional por la Familia, principales opositores de la iniciativa para que el embarazo sea interrumpido de manera legal. 

“El aborto es una práctica criminalizada porque desde hace mucho tiempo seguimos teniendo ideas religiosas y morales que hacen que las mujeres no tengamos acceso a nuestros derechos humanos y reproductivos básicos”, sostiene.

Esta situación, sumada las condiciones económicas y desiguales a las que se enfrentan las mujeres en la entidad, dificulta que tengan acceso a un aborto seguro, a métodos anticonceptivos y a educación sexual y reproductiva. Es decir, es un obstáculo para que las mujeres elijan sobre sus cuerpos.

Acompañar un aborto en la ilegalidad y la pandemia

Algunas colectivas y organizaciones feministas del Edomex acompañan a mujeres que deciden abortar de manera ilegal, pero segura. Lo anterior ante la ausencia del Estado para garantizar este derecho.

“Empezamos a hacer acompañamientos para que las mujeres no tengan que pasar por este proceso solas […], que se sientan escuchadas, que lo hagan de manera segura, que no utilicen métodos que pongan en riesgo su salud y su vida ­­que son las opciones que generalmente deja el Estado”, explica la Red de Acompañamiento Violeta Estado de México.

Las mujeres mexiquenses se han organizado para que las personas que decidan abortar lo hagan de manera segura e informada. Katya Trejo señala que el acompañamiento ha sido un proceso agridulce, pues cada mujer y persona gestante es diferente. Ante la ausencia de información, ella tiene que garantizar que las mujeres no tengan miedo durante el proceso.

Todos estos procesos te dejan enseñanzas (…). Tú debes tener un diferente trato, calidad humana de servir, de acompañar, de estar con ella. Más allá de ser alguien a quien le vas a enseñar a hacer algo, [somos] una mano amiga que va a estar con ella para que no tenga miedo”, sostiene Katya.

Durante la pandemia los acompañamientos de aborto aumentaron para las colectivas; Marías Acompañantes señalan que la distribución de métodos anticonceptivos dejó de priorizarse con la llegada del covid-19, por lo que el número de embarazos no deseados se elevó.

“En nuestra red pasamos de acompañar de 5 personas al día a acompañar entre 12 y 17 personas al día. Eso nos habla de la gran problemática que hay, las mujeres no se pueden desplazar [a clinicas de aborto legal] por la pandemia y por la crisis económica”, señala Daniela Medina.

También, Medina explica que debido a la ilegalidad del aborto en el Edomex, las mujeres deben trasladarse a la Ciudad de México a clinicas privadas que cobran de 2 mil a 8 mil pesos por el procedimiento médico. Sin embargo, no todas las mujeres cuentan con los recursos económicos para realizarlo. Por ello, la demanda de acompañamiento de aborto se triplicó.

La lucha por la interrupción legal del embarazo

El martes 3 de agosto más de 100 organizaciones y colectivas feministas presentaron un pronunciamiento a la LX Legislatura del Edomex para exhortarlos a aprobar la interrupción legal del embarazo. Por ello, mantuvieron una reunión con algunas diputadas, con la intención de que la iniciativa sea votada antes de que termine el periodo de la actual legislatura, que está integrada mayoritariamente por Morena.

Sin embargo, esta no es la primera vez que se exhorta a la LX legislatura a aprobar dicha acción.

Por ello, Marías acompañantes explican que la interrupción legal del embarazo depende de diversos factores polítcos, ya que no hay una agenda para atender los derechos de las mujeres y personas gestantes sobre salud sexual y reproductiva.

“Siempre hay un obstaculo si el aborto significa que habrá reducción de votos en las urnas, entonces no lo pasamos. Aunque haya una convicción, siempre estas ideas políticas hacen que se quede atrás [la interrupción legal del embarazo]”, sostiene.

Por esta razón, seguirán insistiendo para que el aborto legal sea una realidad en la entidad. Aunque La Red Violeta Estado de México señaló que esto no bastará, pues además de la interrupción legal del embarazo es urgente elaborar políticas públicas en materia de derechos sexuales.

“Vamos a seguir presionado a todos los tomadores de decisiones para que esta despenalización [del aborto] se haga de manera integral y que también se empiecen a hacer políticas públicas con perspectiva de género”, explica An de la Red Violeta Estado de México.

El próximo 6 de agosto las colectivas feministas convocan a un pañuelazo, en donde invitan a las mujeres a manifestarse desde los municipios del Edomex. Hicieron un llamado a realizar intervenciones en monumentos, jornadas culturales, pegas de pósters, concentrase en el espacio publico, entre otras actividades a favor del aborto en la entidad.