Lo mejor del Se dice que

Lo mejor del Se dice que
El Estado de México no está ni en los 5 primeros lugares de los estados con más firmas recolectadas para validar el proceso de revocación de mandato

En Villa Guerrero la cosa está que arde. El fiscal, Alejandro Gómez, lo sabe. También el secretario de Seguridad, Rodrigo Martínez-Celis, el secretario general de Gobierno, Ernesto Nemer y todos quienes participan en la mesa para la construcción de la paz. El avance del crimen organizado es un asunto gravísimo, se han apropiado de buena parte del territorio y suplantado en buena medida al Estado. No pueden tapar el sol con un dedo, deben actuar ya.

*

Como políticos, la señora Gamboa y Juan Rodolfo, entre otros personajes de la derecha que simularon brincar a la izquierda, están absolutamente desprestigiados. Sus gobiernos en Metepec y Toluca fueron terribles. Que ambos sean ahora dos de los apoyos del senador Higinio Martínez en su intento de hacerse de la candidatura de Morena a gobernador habla muy mal del senador. Dime con quién andas y te diré quién eres.

*

Hay un dato que ha pasado por desapercibido y merece un análisis. Teniendo el padrón de votantes más grande del país, el Estado de México no está ni en los 5 primeros lugares de los estados con más firmas recolectadas para validar el proceso de revocación de mandato. En otras palabras, el morenismo mexiquense no entregó los resultados que se esperaban. La senadora Martha Guerrero y la cúpula del GAP que controlan los órganos de dirección tendrían que dar las explicaciones.

*

Días complicados para el secretario de Justicia, Rodrigo Espeleta Aladro. La derrota, en uno de los más importantes asuntos que le correspondió litigar en defensa de los intereses los mexiquenses, fue contundente. La Suprema Corte de Justicia de la Nación le aplicó un nocaut que tendrá costos altísimos para el Estado de México. No debería trivializarse con el tema. Nos hacen falta mejores abogados.  

*

Los magistrados electorales sí ratificaron la multa de 4.5 millones de pesos que impuso el INE a Morena por la “vaquita” o “diezmo” que organizó el GAP para quitar a los trabajadores del ayuntamiento de Texcoco durante el periodo de 2013 a 2015 una parte de su salario que posteriormente trianguló al financiamiento de campañas morenistas. Son un costal de mañas.