Skip to content Skip to footer

Lo mejor del Se dice que

Parece que Alejandro Encinas por fin ha tomado una decisión sobre su futuro político

Es claro como desde algunos sectores neoliberales se impulsa a la diputada priista Ana Lilia Herrera como la opción para competir por la gubernatura del Estado de México con la alianza PRI-PAN-PRD. Creen que Ana Lilia podría tener un mejor desempeño que Alejandra del Moral o Enrique Vargas, al menos ese es uno de sus principales argumentos.

*

Parece que Alejandro Encinas por fin ha tomado una decisión sobre su futuro político. En confianza, comentó hace apenas unos días a algunos de sus más cercanos que sí participará en el proceso interno de Morena para la selección de candidato a la gubernatura del Estado de México. Su nombre estará como una opción en las encuestas.

*


Otro a quien se le ha caído la realidad como una avalancha es al alcalde de Toluca, Raymundo Martínez, entrando en un acelerado proceso de pérdida de popularidad y aprobación social que había ganado en las urnas. La seguridad pública no mejora y la gente ha tomado por falsas sus promesas de mejorarla casi tan pronto tomará las riendas del gobierno. A Raymundo parece que le persigue un sino maldito. Siempre empieza muy bien, pero invariablemente termina mal.


*


Si la alianza PRI-PAN-PRD pudiera elegir a su adversario en Morena, indudablemente optaría en primer lugar por la maestra Delfina, a quien consideran la más débil por su candidez y falta de recursos para el debate y la oratoria. En segundo, tomaría a Higinio Martínez, con quien supone podría llegar a un arreglo, como lo ha hecho en el pasado y que le ha costado al senador que lo tilden de colaboracionista. El más difícil o complicado sería Horacio Duarte a quien ven como el más combativo.


*


El miedo al desempleo o al empleo sin tantos beneficios tiene muy preocupados a muchos en la alta burocracia de la administración pública estatal. Saben que difícilmente encontrarán otra chamba igual si su partido pierde el próximo año. Adiós al poder, super salarios, manejo discrecional de fondos, bonos, choferes, asesores, secretarios, auxiliares. Eso es lo que los tiene aterrorizados, no la derrota, política, programática, ideológica o cultural, son solo los beneficios los que les importan.