Skip to content Skip to footer

Lo mejor del Se Dice Que

lo-mejor-del-se-dice-que

Lo mejor del Se Dice Que

Quienes se asombran de la mansión de “Alito” seguramente nunca se han dado una vuelta por el Estado de México.

Enrique Peña puso a Alfredo del Mazo como gobernador del Estado de México y a Alejandro “Alito” Moreno en la presidencia del PRI. Del Mazo le ha sido siempre leal, “Alito” lo traicionó. El poder de Peña sigue siendo grande en el Estado de México, por eso no es una equivocación considerarlo el factótum en el proceso de sucesión. Peña tendrá mucho que ver en el resultado final, cualquiera que sea. En ese contexto, es explicable la visita de Enrique Vargas en España, pero no ha sido el primero ni será el último. Peña y Del Mazo están del mismo lado y justando las mismas cartas.

*

El mes pasado, el gobierno del estado firmó el contrato para la compra de hasta 4 millones de despensas a las empresas Productos SEREL, La Cosmopolitana y la Comercializadora Agrícola y de Bienes Landsmark, con un valor total de 2 mil 291 millones de pesos. Sí, leyeron bien, 2 mil 291 millones de pesos. El proceso de adjudicación fue a través de una licitación pública, la LPNP-011-2022. Aquí lo más interesante será observar cómo, quién, cuándo y dónde serán distribuidas esas canastas alimentarias. La mayoría serán entregadas nada menos que por la secretaria de Desarrollo Social, Alejandra del Moral, quien públicamente ha manifestado su intención de competir por la candidatura a la gubernatura.

*

Dos personajes políticamente cercanos a Alfredo del Mazo se han colocado junto con Miguel Ángel Osorio Chong –los tres peñistas también– en la vanguardia por la renovación del PRI. Carolina Monroy y César Camacho, en su calidad de expresidentes del Comité Ejecutivo Nacional, han expresado con toda claridad la urgencia de que “Alito” renuncie y reorganizar a su partido antes de las elecciones del Estado de México. Y es que los escándalos de corrupción de Alejandro Moreno atizan el rencor social que incuba al antipriismo. “Alito” puede costar muchos votos al PRI mexiquense en el momento que más los necesita.

*

Quienes se asombran de la mansión de “Alito” seguramente nunca se han dado una vuelta por el Estado de México. Ese muchacho campechano es un niño de pecho frente a los atlacomulcos y uno que otro personaje de la oposición. Aquí se ha normalizado que los políticos se hagan ricos de un día para otro, vivan en palacetes, tengan residencias de verano, ranchos, zoológicos y hasta pistas para aterrizar. Los mexiquenses son la versión premium de los “alitos”.