Skip to content Skip to footer

Los secuestraron hace 5 meses, su madre implora porque vuelvan

Nuevas pistas arrojan esperanzas a familiares de gaseros desaparecidos

Javier y José, dos humildes trabajadores de Gas Imperial, fueron raptados en abril mientras laboraban repartiendo gas, hasta el momento la empresa no ha respondido.

“Javier era muy amable, muy carismático, la verdad como hijo no tengo nada que reprocharle, estuvimos todavía conviviendo con mi familia, sin saber que un día ya no iba a regresar a mi casa, yo no lo volví a ver de ahí”, comenta María Azucena Mariles madre de Luis Javier Alonso Mariles.

Alonso Mireles fue desaparecido desde el pasado 24 de abril mientras repartía el gas de la empresa Gas Imperial, donde laboraba desde hace 2 años, junto con su compañero José Manuel Jacinto del la Cruz.

Te puede interesar: Ofrece fiscalía mexiquense 300 mil pesos de recompensa para localizar a jóvenes gaseros

“El 24 de abril mi hijo y su compañero José Manuel Jacinto de la Cruz fueron bajados a punta de pistola cuando ellos se encontraban haciendo la ruta de San Cristóbal (Huichochitlán)”, nuevas evidencias confirman la presunta participación de 4 ex compañeros de Luis Javier y de José Manuel en el secuestro, uno de ellos ya fue detenido y vinculado a proceso mientras 3 continúan prófugos, María asegura que la empresa no ha querido apoyar en la investigación:

“Hasta ahorita la apoderada legal María Haimé Flores no nos ha dado ninguna cita, no tenemos ningún avance por parte de la empresa Gas Imperial… Dame la cara por que no sabes el infierno que vivimos día con día”

La información recabada por la fiscalía confirmaría la participación de los hermanos Rafael, Javier y Carlos Castillo García, quienes laboraban con Luis Javier y José Manuel en Gas Imperial, “con los avances de la Fiscalía nosotros nos damos cuenta quién los privó de la libertad, se presume una camioneta tipo silverado con una bandera de México en el cofre…”, dice María mientras señala las fotografías que le proporcionó la fiscalía como evidencia.

En las imágenes se aprecian capturas de pantalla donde se muestra la camioneta en las historias del perfil de Javier Castillo García, y que coinciden con las imágenes obtenidas por cámaras de vigilancia al momento en el que los dos jóvenes son bajados de su vehículo. Estas son las pruebas más contundentes con las que cuenta la Fiscalía. En una de las capturas incluso se observa un arma de fuego junto a la camioneta silverado; sin embargo, los hermanos Castillo continúan libres.

Amenazas previas

“Es difícil la situación, el tener que salir con miedo a volantear, porque no puedes quedarte en tu casa esperando…” explica Valeria Sánchez esposa de José Manuel, quien además confirma agresiones previas por parte de Rafael Castillo en contra de su esposo: “quince días antes del secuestro intentó golpearle la cara a mi esposo, había recibido amenazas también por parte de ellos”.

Ante la lentitud con la que las autoridades han actuado para encontrar a Luis Javier y a José Manuel, sus familiares acudieron con la periodista Carmen Aristegui para buscar presionar desde los medios de comunicación: “nosotros nos hemos acercado con Carmen Aristegui para que nos apoye haciendo presión, para que se haga justicia… para que los encuentren… para que no sean unos desaparecidos más en el archivo”.

De acuerdo con información proporcionada por la Fiscalía General de Justicia del Estado de México, la cifra de personas desaparecidas se ha incrementado de forma alarmante durante los últimos 5 años. En Toluca, durante los primeros 6 meses del 2021, 97 personas han sido reportadas como no localizadas, 12 más que el número total registrado durante el 2018.

A más de 4 meses de la desaparición de José Manuel y Luis Javier la investigación continúa su curso. La lentitud de las autoridades para localizarlos contrasta con la desesperación de sus familias para dar con su paradero o con los responsables, ya que han buscando en todos los medios posibles.

“Fue por un territorio que ellos querían adueñarse”, escribe horas después de la entrevista María Azucena por mensaje de texto. Esta es otra de las piezas que ha podido encontrar haciendo preguntas y que parece ponerla más cerca de la ansiada reunión con su hijo, quien cumplió 18 años un día antes de ser desaparecido.