Skip to content Skip to footer

Luis Fonsi, artista en plenitud

El artista boricua presenta su nuevo álbum “8”, en el que plantea un sonido “más orgánico” y “menos rebuscado”.

Letras “muy personales” y un dueto con Juan Luis Guerra son los puntos más destacados de su nueva entrega.

Fonsi añade la madurez artística a su plenitud sentimental, reflejada en su relación con Águeda López y su hija Mikaela, para firmar su disco “más maduro".

"Me siento ansioso, muy contento de estar a pocos días del lanzamiento de mi disco", explica sonriente el artista, mientras se acomoda en una lujosa terraza casi colgada del cielo de Madrid.

Afirma que está en "la etapa de la ansiedad", la de darle vueltas a la cabeza, la de los nervios de los últimos días y la de pensar en "cómo va a recibir la gente la nueva propuesta".

Podría parecer que quien habla es alguien inexperto, quizá un debutante en el mundo de la música, pero nada más lejos de la realidad. Luis Fonsi habla con la ilusión de un novato, pero ya son 17 años de exitosa carrera en la música latina.

Desde la seguridad que le da la estabilidad personal y artística, Fonsi anuncia ahora una evolución y nuevos matices para su octavo disco, titulado sencillamente "8".

"8", UN DISCO DIFERENTE.

"Me arriesgué un poco más que en otros discos", confiesa Fonsi sobre "8", poco antes de lanzarse a describir su nuevo álbum, a la venta desde el 19 de mayo, como "el más maduro" de su carrera.
Varios ingredientes corroboran esa afirmación. Desde "Tierra firme" (2011), el músico boricua pasó más de dos años "encerrado, escribiendo, produciendo": creando canciones y colaborando con otros compositores.

En uno de sus viajes en busca de inspiración, cruzó el Atlántico para trabajar en Londres con el productor sueco Martin Terefe y el flechazo fue instantáneo.

"Me enamoré del lugar, me encantó su filosofía de trabajar", describe entusiasmado al explicar que durante la grabación todos los músicos tocaban juntos en un salón muy grande y completamente abierto.

"Es algo que no había hecho antes", dice Fonsi, y el resultado fue un sonido cercano al de un disco "en vivo", con un tono "un poco más orgánico".

Saltarse la rutina, salir de la zona de confort. El músico retrata así su experiencia con un equipo de producción completamente nuevo, aunque advierte: no es la reinvención de la rueda, sino una evolución tranquila y sin volantazos. "''8' sigue siendo un disco balada pop, sigue siendo algo muy similar a lo que siempre he hecho", aclara Fonsi.

Con arreglos de rock y una letra "muy agresiva", arranca "Anónimo", la primera y enérgica pista de "8", en la que Fonsi parece pedir explicaciones: "¿Qué pasó? ¿Ya te aburriste de lo que soy?".

Hay también tiempo para el pop vitalista en “Corazón en la maleta”, el primer single del álbum, y una buena ración de las que Fonsi llama “baladas cortavenas”, como “Qué quieres” o “No te pertenece”.

Sin embargo, la guinda de “8” es "Llegaste tú", una emotiva canción en la que Fonsi comparte micrófono con uno de sus ídolos: Juan Luis Guerra. "Es un artista al que admiro muchísimo desde niño", afirma sobre un cantante al que considera "una de las voces más importantes de la música latina" y con el que colaborar era una “asignatura pendiente”.

MADUREZ PERSONAL Y ARTÍSTICA.

“Cada disco tiene su momento, su personalidad”, como si fuera un espejo de lo que siente un artista. Fonsi continúa hablando en la terraza de Madrid, mientras soporta sin problemas un calor intenso que le recuerda más a Miami que a la capital española. La clave de “8” no es sólo su madurez artística, sino,quizá por encima de ello, su estabilidad personal.

“Sin duda es el reflejo de lo que estoy viviendo: tranquilidad, estabilidad, momentos y sentimientos que no conocía antes”, dice sobre su relación más que consolidada con la modelo española Águeda López y sobre la hija de ambos, Mikaela, de dos años. El amor por la madre y la hija se respiran en todo “8” y, muy especialmente, en las letras “muy personales”, quizá el exponente más claro del “nuevo momento” de Fonsi.

“Todo cambió por ti, todo es amor por ti”, canta el puertorriqueño junto a Juan Luis Guerra en “Llegaste tú”, dedicada por supuesto a su hija Mikaela. La plenitud, la confianza y la seguridad en sí mismo son temas recurrentes en el álbum en el que también entona “Mi alma está completa, ya no hay nada que buscar”.

Los últimos versos pertenecen a “Corazón multicolor”, la canción que cierra el disco y uno de los temas más especiales para Fonsi que, una vez más, dedica a su hija. “Es una canción de cuna y la canto con el corazón en la garganta”, dice sobre un corte que en sus últimos segundos incluye la voz de la pequeña Mikaela, quizá los primeros intentos todavía fallidos por imitar a su padre en el futuro.

Respaldado por el público, consciente de sus posibilidades y ambicioso cuando mira al horizonte, Fonsi afronta su nuevo reto con la idea de que le “falta por hacer todo”.

17 años y 8 discos después, sigue ilusionado y encantado con su trabajo, y así concluye su conversación en Madrid, explicando sus ganas de seguir aprendiendo y escalando hacia la perfección: “Siempre digo que las mejores canciones todavía no se han escrito y que los mejores discos todavía no se han grabado”.

(Con información de EFE)