Skip to content Skip to footer

Niega Tamaulipas omisión ante violencia

Tras la ola de violencia que en los últimos días se ha cobrado la vida de decenas de personas en Tamaulipas, el vocero del Gobierno de ese estado, Guillermo Martínez, se ha defendido diciendo que no están "de brazos cruzados" ante el embate del narco.

"Tenemos un problema en Tamaulipas, como en muchas partes de la República Mexicana, del recrudecimiento de la violencia porque se está actuando", afirmó en una entrevista en la cadena Radio Fórmula recogida por El Universal.

Martínez hizo un balance diciendo que en los últimos días ha habido cerca de 30 muertos, entre ellos dos policías federales.

"Tenemos prácticamente un mes donde la violencia se recrudeció, con incidentes con más de 30 muertos en muy pocos días, pero también ha habido víctimas de los cuerpos policiacos, lo que demuestra que no estamos siendo omisos", aseguró.

"No estamos dando un paso atrás ni estamos cruzados de brazos, estamos enfrentando el problema de frente y con el apoyo del gobierno de la República", comentó.

Nombramiento de un general

El vocero atribuyó el recrudecimiento de la situación a las acciones que se han tomado contra el narco, como el reciente nombramiento del general Arturo Gutiérrez García como secretario de Seguridad Pública.

"El general empieza a apretar y lógicamente empiezan a darse situaciones de enfrentamientos, de los hallazgos que se están dando, de las investigaciones que empiezan a producir resultados, además de los enfrentamientos de los grupos delincuenciales, ellos han quedado desmembrados, y por la detención de líderes tanto de Reynosa como del sur del estado se empieza a recrudecer la violencia", detalló.

Ante ello comentó que se ha reforzado la presencia de la Marina y la Policía Federal en la zona sur de Tamaulipas, en municipios como Tampico, Altamira y Ciudad Madero, a donde arribaron otros 200 elementos.

Agregó que este martes se registraron bloqueos en avenidas de Reynosa, pero que "por fortuna no hubo ningún disparo, no hubo ningún herido, no hay nada qué lamentar, pero el problema lo tenemos, el problema existe y lo reconocemos como tal".

(Con información de 20minutos.es)