Nuevo impuesto ecológico en Edomex para el siguiente año pide gobernador a diputados

El gobierno del Edomex propuso la creación de un impuesto ecológico para el siguiente año, a fin de cobrar a personas físicas y jurídico colectivas que emitan gases contaminantes y que estarían obligadas a llevar un registro de sus emisiones. Sin embargo, ya existe una sanción para quienes contaminen el aire, aunque no se aplica.

Desde el año 2007 en el Estado de México quien contamina debe pagar multas, de acuerdo con el Código para la Biodiversidad del Estado de México. Por ello, si se cumpliera la ley quizá no sería necesario establecer un nuevo impuesto, pues desde hace años quienes contaminan el aire deberían pagar multas.

Ese ordenamiento lleva 14 años vigente, pero en pocas ocasiones las autoridades han informado sobre la imposición de sanciones a empresas que contaminen; por el contrario, se han enfocado en sancionar a particulares, cuyos vehículos rebasen los límites contaminantes permitidos para obligarlos a verificar, pero casi no han multado a empresas.

El código también obliga a que las empresas tengan un registro de emisiones, que debe ser verificado por la Secretaría del Medio Ambiente, pero hasta el momento no se ha hecho, ni existe evidencia de que en algún momento se haya integrado.

El código

El Código para la Biodiversidad del Estado de México fue aprobado el 8 de julio del 2005, promulgado el 3 de mayo del 2006 y su vigencia inició 180 días hábiles siguientes a la publicación, es decir, en 2007.

Una de las principales metas de ese ordenamiento fue que quien contamina debe pagar por ello, incluso en las sanciones se establecen multas y clausuras temporales.

Ese código prevé en su capítulo segundo sobre la Prevención y Control de la Contaminación Atmosférica la prohibición de emitir contaminantes como humos, polvos, gases, vapores y olores que rebasen los límites máximos permisibles contemplados en las normas oficiales mexicanas, normas técnicas estatales y la necesidad de regular esas emisiones.

Se plantea que la emisión de contaminantes a la atmósfera de fuentes artificiales o naturales fijas o móviles debe ser controlada y reducida para asegurar una calidad de aire satisfactoria.

Entre otras cosas, la Secretaría del Medio Ambiente debe establecer medidas preventivas y correctivas para reducir las emisiones contaminantes, aplicar las normas oficiales mexicanas y los criterios y normas técnicas estatales; así como verificar periódicamente las emisiones.

Tanto la Secretaría del Medio Ambiente, como los municipios deben integrar y mantener actualizados los inventarios de las diferentes fuentes de contaminación a la atmósfera, establecer sistemas de monitoreo de la calidad del aire y de verificación de emisiones de vehículos automotores, así como sancionar a quienes no cumplan con las medidas de control.

Hasta ahora, los operativos y las multas se han enfocado a particulares para garantizar que verifiquen sus vehículos.

Desde hace 14 años en el Estado de México está expresamente prohibido contaminar la atmósfera, existe la obligación de controlar la emisión de contaminantes y la Secretaría de Medio Ambiente debe prevenir, controlar y disminuir las emisiones. Además, se prevén multas de hasta 1.7 millones de pesos por rebasar los límites de emisiones permitidos.

Las personas físicas o jurídicas colectivas que operen sistemas de producción industrial, comercial, agropecuario o de servicios que tengan fuentes emisoras de contaminantes deben instalar equipos o sistemas de control de emisiones, medirlas e informarlo a la secretaría y los ayuntamientos.

Las autoridades deben efectuar acciones de prevención y control de la contaminación del aire, requerir a los responsables de la operación de fuentes fijas de su jurisdicción el cumplimiento de los límites máximos permisibles de emisión de contaminantes, convenir con quienes realicen actividades contaminantes controlar, reducir o evitar las emisiones.

También deben tener una bitácora de emisiones de contaminantes de jurisdicción estatal, plataformas o puertos de muestreo para la medición y análisis de emisiones de contaminantes. Además se señala que se aplicarán sanciones por emitir contaminantes a la atmósfera por quema de desechos sólidos o líquidos de jurisdicción estatal y por no inscribirse en el registro de la Secretaría de una fuente contaminante.

Se prevén multas de 250 a 20 mil UMAS a quienes, entre otras cosas, rebasen los límites máximos permitidos de emisiones contaminantes en fuentes fijas o impidan la verificación de sus emisiones; carezcan de una bitácora de emisiones y se  prevé la suspensión temporal o parcial o clausura de quienes omitan la instalación de equipos y sistemas de control de emisiones.

Asimismo a quien rebase los límites permitidos de emisiones contaminantes de fuentes fijas y toda persona que contamine o deteriore el ambiente y afecte los elementos y recursos naturales o la biodiversidad será responsable y estará obligada a reparar los daños.

Aún cuando el Código prevé la creación de Sistema Estatal de Información Pública Ambiental, del Registro Estatal Ambiental, de un Fondo para la Restauración y Preservación de la Biodiversidad, estos no se han constituido, no aparecen en la página de la dependencia.

Sin multas

En este gobierno no se ha dado a conocer que se hayan aplicado multas, u otras sanciones a empresas contaminantes.

Las últimas noticias fueron del anterior gobierno en 2016, cuando la Secretaría del Medio Ambiente aplicó suspensiones temporales y multas a empresas en el corredor Ecatepec-Naucalpan por no reducir sus actividades productivas en contingencia ambiental.

Sin embargo es un hecho que hay empresas contaminantes, pues de acuerdo con lo informado por las autoridades a la Legislatura, el impuesto ecológico impactaría a unas 300 empresas grandes de la entidad.

Eso implica que hay industrias con emisiones que rebasarían los límites permitidos, y las cuales, tendrían que haber sido sancionadas por violar el Código de la Biodiversidad, pero que hasta el momento, al menos en esta administración no se ha informado que hayan aplicado multas por ese concepto.

El nuevo impuesto

La propuesta del gobierno estatal es crear un impuesto a la emisión de gases contaminantes a la atmósfera y aplicaría a personas físicas y jurídicas colectivas que cuenten con fuentes fijas, es decir, instalaciones establecidas en un solo lugar para desarrollar operaciones o procesos industriales, comerciales, de servicios o actividades que generan o puedan generar emisiones contaminantes.

Los contribuyentes tendrían que inscribirse en la Secretaría del Medio Ambiente y presentar anualmente una cédula de operación integral o anual y llevar un registro de misiones.

Al final, el objetivo del impuesto es el mismo que el existente en el Código de la Biodiversidad desde hace 14 años: que quien contamine pague.