Skip to content Skip to footer

Olvidada por sus hijos, así pasó el 10 de mayo María Elena, presa en Edomex

Los únicos abrazos que recibe María Elena son los de otras internas, quienes se convirtieron en su única familia con el paso del tiempo

Las madres encarceladas en los penales del Edomex no recibieron rosas ni escucharon mariachi. María Elena es una de ellas. Está presa en el Penal de Santiaguito desde hace 12 años por el delito de secuestro. Durante todo este tiempo no ha recibido una sola visita de sus seis hijos ni si quiera el Día de las Madres.

Lee: Galería | “Una madre nunca se olvida”, mexiquenses visitan panteones este 10 de mayo

“Es un poco triste porque no está uno con la familia. Se agradecería que por este día fuera yo prioridad, da mucha tristeza porque mis hijos en el tiempo que llevo en la cárcel no me han visitado”.

Otras reclusas se han vertido en las hijas de María Elena

Cada 10 de mayo, los únicos abrazos que recibe María Elena son los de otras internas, que con el paso del tiempo se convirtieron en su única familia, incluso algunas ya le dicen mamá.

“Hay muchas muchachitas que me dicen mamá, y pues siento bonito. En la mañana me dieron una carta para que me sienta alegre, me sienta protegida y con eso me sentí bien. Sí llega el sentimiento porque no son tus hijos pero les agarras cariño”.

Recibir un abrazo fortalece cuando estás preso, menciona María Elena. Ella se aferra a que un día va a salir y buscará a sus hijos, nietos y bisnietos.

“No estoy sola, aquí hay cariño, las otras internas me dan fortaleza; pero los hijos son únicos y por ellos es que lucho todos los días para un día salir y verlos”.

10 de mayo antes de la cárcel

Parada en el patio central del área femenil, María Elena recuerda cómo festejaba el Día de las Madres. Era una celebración llena de música y abrazos.

Muy querida por mis hijos, me llevaban serenata, me llevaban mi pastel; se reunían todos mis nietos, que son 13. Una de mis nietas tiene19 años, la más grande. Ella no ha podido visitarme”.


Actualmente en el penal de Santiaguito, en Almoloya de Juárez, se encuentran recluidas 300 mujeres quienes pagan condenas por los delitos como secuestro, robo con violencia, asalto a sucursales bancarias, extorsión y delitos contra la salud.