Skip to content Skip to footer

Pascual Espinoza, 50 años celebrando el Día de la Santa Cruz

"Es una fiesta que significa algo nuevo, algo que está próximo a terminar, es una satisfacción de nuestro trabajo que va acompañado de la fe", explica

Pascual Espinoza –originario de De Santa Cruz Atzcapotzaltongo en Toluca– ha dedicado 50 años de su vida a la albañilería, trabajo que le ha dejado grandes satisfacciones; entre ellas, poder darle estudio a sus cinco hijos y sustento a su esposa. 

“Yo comencé cuando me fui a trabajar de chalán con mi abuelo en la Ciudad de México, así se empieza. Yo le daba el material a mi abuelo y de ahí ya va uno subiendo en el trabajo”.

Lee: Ser albañil, mucho trabajo y poco dinero

Terminar una obra y ver al dueño feliz es otra de las satisfacciones de Pascual, quien a sus 62 años no reniega del trabajo pesado. 

“Ya le vamos agarrando el modo, va uno progresando, y de esto vive uno, ya agarramos oficio. Comienza uno desde abajo y ya va creciendo”. 

Durante todo el tiempo que Pascual se ha dedicado a construir –principalmente casas– solo se ha caído una vez. El accidente ocurrió desde un tercer nivel y tuvo que estar más de un año fuera de las obras.

“En México me caí de un edificio, fueron casi siete metros, dilaté un año en rehabilitación pero eso no nos impidió que siguiéramos aquí estamos”.  

Ahora como maestro de obra, Pascual ha tenido la oportunidad de brindarles trabajo a muchas personas, principalmente hombres, quienes en ocasiones no cuentan con ingresos económicos. 

Por la satisfacción al trabajo es que estamos aquí, si no sintiéramos eso anduvieron por ahí rodando. Y más para otras personas para que no anden por ahí de vicioso si agarran este oficio se van a mantener y van a progresar”.

Celebración del Día de la Santa Cruz

Don Pascual y sus albañiles celebraron el Día de la Santa Cruz en la obra que realizan. La construcción comenzó en noviembre del año pasado y está a punto de ser terminada. 

“Es una fiesta que significa algo nuevo, algo que está próximo a terminar, es una satisfacción de nuestro trabajo que va acompañado de la fe”.  

Así como Pascual, los albañiles se reunieron esta mañana para compartir alimentos y un “desestrés”, como le dicen a la bebida; mañana iniciarán de nueva cuenta con el trabajo.