¿Por qué Naucalpan es considerado el municipio más inseguro?

Por: Mercedes Martínez

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) dio a conocer, el 22 de septiembre, que Naucalpan era considerado por sus habitantes como uno de los cinco más inseguros a nivel nacional, el primero en el Estado de México. 

 

Lee: Asesinan a alto mando de la Fiscalía mexiquense en Naucalpan

 

Los resultados del municipio, publicados en la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2021 (ENVIPE), abren una interrogante: ¿Por qué es considerado como el más inseguro? 

No existe solo un factor para explicar esta situación, en realidad es una mezcla de diversos factores, argumenta en entrevista Fabián R. Gómez, experto en Seguridad Pública. 

En Naucalpan existe un abandono hacia la policía municipal, “los delincuentes han crecido en técnica y capacidad, y nosotros no”, advierte Marco González, oficial del departamento de Seguridad Ciudadana y Tránsito Municipal.

La mayor parte de la incidencia delictiva en el municipio se concentra en delitos como robo a peatón, robo a comercio, robo de vehículo y delitos contra la salud, entre otros, de acuerdo a datos oficiales de la autoridad local.

Una cuestión limítrofe, de omisiones y deuda

A pesar de que el municipio de Naucalpan cuenta con más de 2 mil elementos de seguridad, la ausencia de estrategia; el descuido en su infraestructura de vigilancia y comunicación, y el abandono de la corporación policiaca dan paso a un caos que se traduce en inseguridad para la población, y en el fortalecimiento de la delincuencia y grupos delictivos. 

Naucalpan tiene una posición privilegiada en el Valle de México: colinda con alcaldías de la Ciudad de México como Miguel Hidalgo y Azcapotzalco; también, con municipios mexiquenses como Atizapán, Tlalnepantla, Jilotzingo y Huixquilucan. Además, es epicentro económico e industrial, y un lugar donde detona la economía de la región, explica Fabián R. Gómez.

“Cuando tienes una estrategia y una infraestructura de videovigilancia como en la Ciudad de México, se genera aquello que se conoce como ‘efecto cucaracha’: es más fácil delinquir en zonas con vulnerabilidades y debilidades”. 

Aunque en alcaldías como Azcapotzalco se resguardan autopartes robadas, es en el Estado de México donde se cometen los robos o hurtos “porque es más fácil”, explica Gómez. Esto sucede por la falta de vigilancia que persiste en la entidad mexiquense; es decir, “delinquen en el Estado de México y regresan a la Ciudad de México”.

Un ejemplo es la falta de comunicación cuando ocurre un delito. En la capital del país se cuenta con un radio único para todas las alcaldías, en el Edomex no ocurre así. Cada municipio tiene un radio exclusivo; esto debilita la comunicación entre localidades y retrasa, e incluso inhibe, la capacidad de reacción. “Un radio es para todas las alcaldías, aquí es uno por municipio”. Una desconexión que coloca a la autoridad en una posición desfavorable.

 

No te pierdas: Una semana llena de sangre en Edomex

 

Fabian Gómez aclara que también se tiene registro de células y grupos delictivos radicados en diversas colonias de Naucalpan: Diez de abril, San Mateo Nopala o Santiago Tepatlaxco.  Se trata de agrupaciones que se han fortalecido ante la nula reacción de la autoridad municipal y la ausencia de comunicación con autoridades estatales y federales. Sus actividades delictivas comprenden el narcomenudeo, secuestro o robo de vehículo, entre otros hechos delictivos.

Espacios que se necesitan recuperar

Además de los límites con la Ciudad de México, también es importante recuperar espacios como los colindantes con Huixquilucan, Tlalnepantla, Atizapán y Jilotzingo, donde se hallan grupos delictivos de tercer nivel.

“Tenemos la carretera que viene desde Toluca, y que es la entrada del sur del Estado hacia la Ciudad de México. La colindancia con Huixquilucan se da en Chimalpa y Río Hondo, que por falta de recursos no son de fácil acceso para los elementos, o Tepatlaxco que es una zona rural. Se convierten en espacios oscuros ocupados por la delincuencia”. Para Gómez, “son espacios que el Estado necesita recuperar”.

Una infraestructura en abandono

Aparte de la nula estrategia de comunicación, Naucalpan adolece en su infraestructura de seguridad: “el C4 que se comenzó a fortalecer en 2013, ahora está en abandono, se descuidó; la crisis financiera lo dejó en el olvido y ocasionó una debilidad en la infraestructura”, detalla Gómez. “Una personas que delinque busca la oportunidad, la falta de reacción genera las oportunidades para delinquir”, agrega. 

Las omisiones no sólo se detectan en la estructura de comunicación y vigilancia, sino también en la estructuración e intento de funcionamiento de la corporación policiaca.

Inversiones fallidas

En mayo de 2020, la administración local donó un predio municipal denominado El Torito, ubicado en la colonia La Rivera, para albergar a 400 elementos de la Guardia Nacional. En un tiempo récord de 22 días, el Ayuntamiento acondicionó el terreno con una inversión de 1 millón 650 mil pesos.

Sin embargo, para la ubicación de un nuevo cuartel para la policía municipal anunciado a inicios de 2020, el municipio gastó más de 10 millones de pesos tan solo en arrendamiento de una bodega que se convirtió en la nueva casa de los elementos de seguridad.

Según el contrato CAAIE/SPM/AE-001/2019, a través de una adjudicación directa a un particular, se usaron más de 10 millones de pesos tan solo en el arrendamiento de la bodega, ubicada en Alce Blanco 42, Fraccionamiento Parque Industrial. El contrato que vence el próximo 31 de diciembre establece que el municipio pagó 290 mil pesos de manera mensual por concepto de renta.

 

Te recomendamos: Denuncian 60 trabajadores a alcaldesa de Naucalpan por retener salarios

 

“El inmueble se encuentra en malas condiciones tanto al interior como al exterior… A nadie le avisaron, de repente: desalojen y váyanse al nuevo cuartel; que está en condiciones miserables”. El segundo cuartel “está en una zona industrial. Imagínate que hay camiones que están descargando y tienes una emergencia por un robo o secuestro… sales y no puedes salir rápido”, reprocha el oficial González.

“Es equivocado ponerlo en una zona industrial, hay un tráfico increíble de camiones. Una comandancia no debe estar ahí, debe ser ágil para atender los llamados”, recuerda el elemento de seguridad.

Algunas inversiones registradas

Durante la actual administración, el municipio se mantuvo como uno de los más inseguros, según la perspectiva de su población. Esto, a pesar de las inversiones millonarias realizadas por el gobierno local. 

De acuerdo con solicitudes de transparencia y de la Plataforma de Información Pública, además de los más de 10 millones gastados en la renta de una bodega que se convirtió en cuartel policial, el Ayuntamiento gastó 7 millones de pesos en pintura y remodelación de algunas casetas.

La administración también invirtió alrededor de siete millones de pesos  en la rehabilitación de siete casetas o módulos de vigilancia conocidos como “Teocallis”. El dinero se gastó en “limpieza del área, trazo y nivelación, desmontaje, rehabilitación de pisos, aplicación de pintura en muros, rehabilitación de instalaciones eléctricas, hidráulicas y sanitarias, trabajos de cancelería y herrería, impermeabilización y rehabilitación de zonas exteriores”, según se informó mediante la solicitud con folio 00432/NAUCALPA/IP/2020.

En su momento, la alcaldesa emitió un video en redes sociales para explicar: “En la lucha contra la inseguridad, uno de los factores principales es inhibir el delito y eso se logra, entre otras cosas, incrementando la presencia de la Policía en puntos estratégicos. Es por eso que pusimos en marcha un programa de remodelación de los puestos de vigilancia conocidos como Tecallis”.

 

Lee: A cuentagotas paga Naucalpan salarios retrasados a empleados

 

Asimismo, entre el equipo adquirido por el Ayuntamiento se reportó la compra de candados de manos, bastones policiales, cascos y escudos antimotines, con una inversión superior al millón de pesos provenientes del Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública, según una solicitud de información con folio de recurso de Revisión 01536/INFOEM/IP/RR/2021.

Una corporación desarmada

González recuerda que en años anteriores cada turno se cubría hasta con 15 elementos. Ahora se percibe una presencia menor. 

Por ejemplo, en una patrulla es común que solo vaya un oficial; sin embargo, “no puedes manejar y estar al pendiente, y bajar a detener gente, si los que roban lo hacen en grupos o en pares. Tienes a la delincuencia trabajando de forma organizada. Hasta con drones de vigilancia para ver dónde hay gente y dónde no. Los delincuentes han crecido en técnica y capacidad, y nosotros no, lamenta González.

Para el oficial con más de veinte años en la corporación, la preparación también queda a deber: “Tenemos 12 años sin que nos den una sola práctica de tiro. Si quieres practicar te venden cada tiro. Hay una corrupción gigantesca. Somos los más jodidos en seguridad, mientras los comandantes trabajan igual que hace 30 años”.

Fabián R. Gómez coincide en el análisis de la situación actual al interior de la policía municipal. “Hay una debilidad institucional de la corporación, y una deuda interna impresionante”, recuerda el experto mientras enlista las principales afectaciones: pagos e indemnizaciones pendientes, seguros de vida sin saldar, quincenas atrasadas o incompletas, y falta de insumos básicos.

“La crisis financiera le agrega un plus al rezago histórico y a la debilidad institucional. Muchas patrullas están paradas porque no tienen gasolina para funcionar”.

Además, existe “una debilidad de recursos humanos, una falta de preparación en los elementos que ya no tienen vocación de servicio. Buscan el trabajo por necesidad, y si las necesidades no se cubren, el trabajo no se desarrolla”.

Naucalpan deja sin salarios a sus policías

Por si fuera poco, Gómez recuerda que “nunca se había visto” que una administración dejará de pagar el salario a sus policías como ha ocurrido en diversas ocasiones durante la actual administración.

La última vez que los policías se manifestaron fue el 19 de octubre en la explanada del ayuntamiento para exigir que se cubra la totalidad de sus sueldos; revelaron que solo recibieron el depósito de la mitad de la reciente quincena y que no contaron con la entrega de otras prestaciones como los vales de despensa.

 

Para saber: “Sin sueldo no hay policías”: se manifiestan por falta de pagos en Naucalpan

 

En los últimos dos años han protestado por falta de pago de manera constante.

En mayo de 2021,  una mujer policía emplazó a huelga de hambre por la negativa del Ayuntamiento para cumplir con el pago de riesgo, después de haber perdido una pierna como parte de sus labores. A pesar de que la acción duró 21 días y dejó secuelas en su salud, ninguna autoridad atendió el llamado de la oficial durante su huelga de hambre.

Cuatro mandos en menos de tres años

Leticia Romero, fue la primera comisaría de Seguridad Pública en Naucalpan; duró menos de tres meses en el cargo.

En menos de 3 años, Naucalpan cambió 4 veces de mando o titular de la corporación de Seguridad. Le siguió el arquitecto Lázaro Gaytán Aguirre, ahora esposo de Patricia Durán, presidenta municipal. Su lugar lo ocupó Carlos Mier, proveniente del estado de Querétaro. Finalmente Mier renunció y el puesto quedó vacante, hasta que en julio pasado se nombró al comandante Raymundo Galindo Reynoso como titular. Galindo no estará más de cinco meses en el puesto dado que la administración de la morenista concluye en diciembre próximo.

Gómez lamenta que a lo largo de tres años se efectuó una rotación de mandos “de escritorio” con nombres que desconocían la corporación y que no contaban con la experiencia y capacidades de mando idóneas para llevar a cabo las tareas asignadas. Y es que “si se enferma la cabeza, se enferma todo el cuerpo”.

Organización vecinal

Ante la ineficacia de las instituciones encargadas de brindar seguridad, en noviembre de 2020 surgió una organización vecinal conocida como Guardias Blanca, compuesta por habitantes de la colonia La Mancha I. Su objetivo es patrullar sus calles y evitar que se cometen actos delictivos en la comunidad. En redes sociales se han reportado algunas acciones que han logrado llevar a cabo.

Te puede interesar: Protestan vecinos de Naucalpan por presunta corrupción de policías

Otras acciones emprendidas por vecinos del municipio es el cierre de calles con ayuda de instalaciones de rejas o portones que delimitan el paso. Habitantes de dichas calles argumentan la falta de seguridad como una razón para cerrar el paso establecido en algunas calles, principalmente de fraccionamientos y zonas residenciales.

Para Gómez, experto en seguridad, es urgente que la administración entrante se enfoque en satisfacer los servicios públicos y la seguridad municipal.

“Es urgente la reconstrucción de la corporación, pagar la deuda con sus policías, y hacer un plan posiblemente a seis años en los que se priorice la carrera policial, la profesionalización de sus elementos, una carrera real y sobre todo, invertir a sus policías en los básico. Se debe llegar, reconstruir, invertir y saldar la deuda interna; así como aperturar los canales en los que la ciudadanía pueda evaluar a sus elementos de seguridad. Si no haces partícipe al ciudadano en tu estrategia de seguridad, estás dando escopetazos al aire”.