Skip to content Skip to footer

Presa, Kenia Hernández recibe premio nacional de derechos humanos

Desde hace más de un año, Kenia Hernández se encuentra recluida acusada de robo y obstrucción a las vías de comunicación

Kenia Hernández, abogada indígena, feminista, presa en el Cefereso 16 de Morelos, fue galardonada con el Premio Nacional de Derechos Humanos “Don Sergio Méndez Arceo”. La decisión fue anunciado durante la conferencia de prensa brindada este jueves por representantes de organizaciones y defensores de derechos humanos que convocan a la XXVIII edición de este premio.

Te recomendamos: ¿Por quién pregunta el presidente? El caso de Kenia Hernández

Kenia Hernández, indígena amuzga, representa un caso emblemático de criminalización de la protesta. Desde hace más de un año se encuentra presa acusada de robo y obstrucción a las vías de comunicación mientras participaba en una protesta en una caseta de cobro.

Los procesos penales contra Kenia Hernández

Kenia, indígena amuzga originaria de Guerrero, fue detenida el 6 de junio de 2020. Tiene ocho procesos penales en su contra y de un par de ellos recibió sentencia. La primera fue el 20 de febrero por poco más de 10 años de cárcel y el segundo, el pasado 11 de marzo, una segunda sentencia condenatoria por el delito de robo con violencia. Presuntamente cometido en una caseta de cobro del Circuito Exterior Mexiquense en Ecatepec.

Kenia tuvo una primera detención el 6 de junio de 2021, acusada de robo de una cartera con 500 pesos y un celular. Al respecto de esta causa penal, su defensa consiguió que el proceso se siguiera en libertad con una medida cautelar.

No obstante, el 18 de octubre, Kenia fue detenida una vez más bajo la causa 630/2020, emitida por un juez de control de Toluca. Se le acusó de robo con violencia y uso de arma de fuego. El 24 de octubre Kenia quedó en libertad; pero el mismo día un juez federal de control con residencia en Acapulco giró orden de aprehensión contra ella por presuntos ataques a las vías de comunicación. Fue detenida, una vez más, la madrugada del domingo 25 de octubre.

Kenia Hernández fue trasladada del penal de Acapulco al Penal Federal 16, en Morelos porque su vida peligraba. Antes había sufrido amenazas de grupos criminales y estaba incorporada al Mecanismo de Protección a Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas desde septiembre de 2019.

Irregularidades en el caso

La defensa de la activista ha señalado que su caso parece una especie de escarmiento para los defensores de derechos humanos y activistas.

Kenia mantuvo una huelga de hambre de poco más de dos meses dentro del penal. Además, los colectivos que apoyan su causa y buscan su libertad han realizado actividades y plantones para ejercer presión y que la activista sea liberada.

Antonio Lara Duque, abogado de Kenia, destacó que un juez determinó que el proceso de la activista se siguiera en prisión, ya que “se manifiesta en muchos lados” e “incomoda a particulares y funcionarios”. Además, el juez afirmó que no merecía ser juzgada con perspectiva de género porque “no es sumisa, no es vulnerable y sí se sabe defender”.

Te puede interesar: Kenia Hernández: la criminalización de la protesta

El 24 de febrero, durante su conferencia mañanera, el presidente Andrés Manuel López Obrador solicitó “se le informará sobre la situación de la defensora”. Un documento publicado por el colectivo Zeferino Ladrillero explica que el presidente “encargó a Alejandro Encinas, responsable de la oficina de derechos humanos de Secretaría de Gobernación, ofrecer un informe sobre la solicitud de Kenia Hernández de un ‘indulto presidencial’, es decir, el perdón de una pena judicial.

Sin embargo, en una reunión con las organizaciones que acompañan el caso, Encinas dejó entrever que no habrá intervención porque a Kenia “la quieren en la cárcel las transaccionales”.

El premio que recibe Kenia Hernández vuelve a poner foco en el caso de esta defensora y feminista. Durante la conferencia de prensa donde se anunció a Kenia como galardonada también se exigió su excarcelación.