Skip to content Skip to footer

Presupuesto austero en 2021, anuncia secretario de Finanzas

El escenario no es alentador ante posibles rebrotes de la pandemia provocada por el covid-19, que provocarían nuevos confinamientos

El secretario de Finanzas del Estado de México Rodrigo Jarque Lira advirtió que en el 2021 el presupuesto deberá ser flexible, austero, gastar de manera muy eficiente porque el escenario no es alentador.

Durante su participación en la 13 Cumbre Financiera Mexicana señaló que este año se pudo sortear porque había condiciones para hacer recortes, entregar apoyos extras y pedir adelantos de participaciones, pero en 2021 ya no habrá Fondo de Estabilización de los Ingresos de las entidades federativas (FEIEF) y podría haber nuevos gastos urgentes.

En este año, reconoció, la mayoría de las entidades traía un buen escenario derivado del 2019, por lo cual el impacto no fue tan duro, y el Estado de México reaccionó rápido, al inyectar 500 millones de pesos adicionales a salud para la compra de equipo e insumos, a fin de atender los casos de Covid-19.

Además, refirió, hicieron varios recortes en todo el sector público que generó un ahorro específicamente para solventar los gastos de la pandemia, a través del apoyo al desempleo, microcréditos, reducción del impuesto sobre nómina, adelanto de programas sociales, entre otros enfocados a apoyar a los sectores más afectados.

Las necesidades actuales y las del siguiente año, con un posible rebrote, explicó, obligan a pensar en un presupuesto con capacidad de moverse a sectores estratégicos como el de salud y el económico, pues podrían volverse a decretar cierres y se requeriría  nuevos esquemas de apoyo.

Como gobierno estatal, consideró, la responsabilidad es gastar bien y aumentar la recaudación, pero también sería muy útil que en la reforma federal se plantee la necesidad de fortalecer a los estados, trasladándoles impuestos y dándoles oportunidad de adquirir créditos a largo plazo para sufragar la pandemia.

Jarque Lira precisó que no todas las entidades tienen las mismas condiciones financieras, pues algunas tienen mayor carga, como el Estado de México, con la nómina educativa más grande del país que cubre de manera directa y disminuye el nivel de disponibilidad financiera, aunado a la actual situación económica y a la reducción de las participaciones.

En su oportunidad, Gerardo Carrillo de Fitch Raitings, señaló que una opción para las entidades es el endeudamiento a largo plazo porque prácticamente todas tienen margen de maniobra y es momento de hacer todo lo que se deba, aunque se deba todo lo que se haga.

La deuda de las entidades representa el 3 por ciento del PIB, cuando en otros países es del 7 o del 14 por ciento, lo cual, consideró, les da margen, salvo aquellas donde habrá elecciones y se renovará la gubernatura, pues ahí no podrían pedir nuevos créditos, pero desde este año los estados pueden renegociar sus adeudos para que baje su presión y aprovechen las bajas tasas y mejores condiciones del mercado.

Un ejemplo internacional como referencia, señaló, es Bogotá, que solicitó 60 mil millones de pesos de deuda a mediano plazo para la recuperación económica.