Exigen pueblos indígenas mexiquenses ser tomados en cuenta para nueva constitución

Exigen pueblos indígenas mexiquenses ser tomados en cuenta para nueva constitución
Los inconformes señalaron que solo una mínima parte de los mexiquenses han sido tomados en cuenta para la creación de la nueva constitución local

Representantes de los pueblos indígenas de San Francisco Tlalcilalcalpan y San Felipe de la Rosa se manifestaron frente a la legislatura mexiquense en el marco de la Mesa de Derechos de los Pueblos Indígenas del Parlamento Abierto para la elaboración de la nueva constitución del Estado de México.

Te recomendamos: Avanza lucha de San Francisco Tlalcilalcalpan, aprueban autoadscribirse como pueblo indígena

Desde el mes de enero la LX legislatura, a través de cuatro comisiones que integran el Grupo Plural del Secretariado Técnico para el Análisis y Estudio de la Reforma Constitucional y el Marco Legal del Estado de México (Sectec), inició las mesas para generar acuerdos y propuestas para la elaboración de la nueva Constitución Política local.

Cabe recordar que las comunidades indígenas de San Francisco Tlalcilalcalpan y San Felipe de la Rosa han buscado convertirse en el municipio número 126 desde hace años, sin embargo, sus demandas no han tenido avances durante la actual Legislatura.  

Los inconformes reprocharon al Sectec no haber incluido a estas dos poblaciones en las mesas de diálogo que, desde el mes de marzo, han reunido a representantes de distintas comunidades indígenas del estado.

“…históricamente las Constituciones han sido resultado de procesos de lucha y organización social”, señalaron a través de un documento dirigido a los integrantes de la Cámara.

Argumentaron que en el Parlamento Abierto han participado tan solo mil ciudadanos cuando la población mexiquense es de más de 16 millones de personas, por lo que “ha estado lleno de errores que han excluido la participación de los interesados”.

Lee: Partidos políticos tienen mayor financiamiento que la población indígena

Por tal motivo los representantes de estas dos comunidades desconocieron el proceso de Parlamento Abierto y exigieron la realización de una consulta previa libre e informada dirigida a las comunidades indígenas.