Skip to content Skip to footer

Recibe 10 años de cárcel mujer que usó a su hija en imágenes de pornografía

La Autoridad Judicial también le fijó multas de 63 mil 367 pesos y 370 mil 06 pesos como reparación del daño, aunado a que sus derechos civiles y políticos quedaron suspendidos.

El Agente del Ministerio Público de la Fiscalía Central para la Atención de Delitos Vinculados a la Violencia de Género, de esta Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM), consiguió una sentencia condenatoria de 10 años de prisión para Ana Gabriela Velasco Pérez, tras acreditar su participación en pornografía infantil.

La Autoridad Judicial también le fijó multas de 63 mil 367 pesos y 370 mil 06 pesos como reparación del daño, aunado a que sus derechos civiles y políticos quedaron suspendidos, informa el comunicado 145/2020 de la FGJEM.

De acuerdo con las investigaciones realizadas por personal de esta Institución, se pudo establecer que el día 22 de febrero de 2019, la menor víctima se encontraba en un domicilio de la colonia María Isabel, en Valle de Chalco, en compañía de la sentenciada y un hombre desnudo, donde fue obligada a realizar tocamientos al varón, mientras era videograbada por la acusada, filmación que se hizo pública al transmitirse días posteriores en redes sociales.

Derivado de esta difusión, la FGJEM comenzó una investigación para identificar a quien videograba el video, así como al hombre que se observa en las imágenes. Con los datos de prueba recabados por los Agentes Investigadores de esta Institución fue solicitada a la Autoridad Judicial emitir la orden de aprehensión respectiva, misma que fue otorgada.

Esta mujer fue asegurada por la Policía Municipal de Valle de Chalco, ya que habría cometido una falta administrativa; posteriormente elementos de esta Fiscalía General cumplimentaron el mandato judicial correspondiente en marzo de 2019.

Con los datos de prueba recabados, se dictó esta sentencia por utilización de imágenes de personas menores de edad para la pornografía, con la modificativa agravante por tener la sentenciada parentesco de consanguinidad con la víctima.