Skip to content Skip to footer

Registran en libro elementos identitarios que perviven en la cultura otomí

El otomí ocupa el número siete como la más hablada a nivel nacional y la segunda a nivel estatal

Elementos de la etnografía de los otomíes de Toluca, identidades que con el paso del tiempo y el impacto de la mancha urbana, se han ido modificando en diferentes aspectos se reúnen en un libro editado por la Secretaría de Cultura Federal.

Este libro, realizado a través del Programa de Apoyo de la Dirección de Culturas Populares Indígenas y Urbanas –presentado en las instalaciones del Consejo Editorial de la Administración Pública Estatal– pretende dar a conocer elementos que prevalecen en la cultura otomí y generar especialmente en los jóvenes una mayor conciencia sobre el fortalecimiento de la identidad.

Durante la presentación de “Etnografía de los otomíes de Toluca. Te ro kja ñätho ga nzujni”, se mencionó que el impacto de la marcha urbana ha repercutido en algunos aspectos de la identidad de los pueblos otomíes; dicho impacto se ha dado incluso a nivel ambiental, por ejemplo, ha habido una pérdida de recursos del Río Lerma que han obligado a la comunidad a cambiar y adaptarse un estilo de vida distinto.

La lengua otomí

El libro se refiere también a aspectos de la lengua y la vestimenta en sus modificaciones por diversas razones, una de ellas la discriminación que recibían quienes las usaban, adherido a la herencia que dejó la prohibición del uso de las lenguas indígenas a finales de la década de los cuarenta.

Asimismo, se mencionó que la lengua otomí, como factor identitario, ocupa el número siete como la más hablada a nivel nacional y la segunda a nivel estatal.

La importancia de la milpa

Sobre este aspecto, se mencionó que la milpa es la tierra de dónde se obtienen los productos que se van a consumir por lo que es de gran importancia para el pueblo otomí: se trata de un elemento sagrado.

La relación milpa-gastronomía se aborda también a partir de la existencia de los platillos típicos y los de temporada, se conserva por ejemplo el taco placero: tortilla, queso, pápalo y chicharrón, o el tamal dulce o de haba, en una relación de la comida con las fiestas cívicas.

La medicina tradicional

Los remedios, se menciona en el texto, se conservan por tradición oral, para su abordaje en el libro, las autoras se acercaron a personas mayores quienes tienen conocimiento a propósito del tratamiento de las plantas para curar enfermedades leves; está, por ejemplo la hierba del sapo, el ajenjo o el epazote.

El temazcal

El temazcal es relevante en la cultura porque reúne elementos curativos y espirituales; ha habido un cambio en la construcción, de ser de adobe se construyen hoy en día de cemento.

Vivienda y fogón

También ha habido un cambio en los materiales para la construcción de las casas; la cocina, el fogón, era un elemento que hacía confluir a los integrantes de la familia, está acción se ha perdido debido a las ocupaciones que tiene cada miembro.

El libro, de la autoría de Ana Paola Balcázar, Karen Marlen Flores, Delfina González y Angélica Isidoro aborda cuetro comunidaades: San Andrés Cuexcontitlán, San Cristobal Huichochitlán, San Pablo Autopan y Tlachaloya, de ellas se refiere, además de a las mencionadas, a las fiestas, las artesanías y al estilo de vida.

La conclusión pone especial atención en la lengua y señala que el libro busca la sensibilización en jóvenes y adultos, además, se asume como “un resguardo de la gran riqueza cultural que existe en la región otomí del Valle de Toluca”, sin negar que existe aún mucho por documentar.