Remodelación o Actuación Imparcial

La sonrisa no le cabía en la cara, caminaba de un lugar a otro, las remodelaciones de la primera planta del edificio, eran el motivo de su alegría, todo era movimiento el viernes veinticinco de abril; los trabajadores, en su mayoría abogados se encontraban desempacando los expedientes a su cargo, la distribución de los espacios había dejado a muchos muy contentos, a otros no tanto, según dicen.

 

Era el presidente del Tribunal Estatal de Conciliación y Arbitraje (TECA) en turno, quien miraba de un lugar a otro, como queriendo encontrar a alguien, que no aparecía por ningún lado; paseando entre los usuarios, esperaba un saludo que no llegaba, porque no lo identifican a pesar del tiempo que lleva en la responsabilidad, de ubicarlo tal vez le lluevan los reclamos.

 

“Se ve que le dieron buen presupuesto licenciado”, le dice una voz, cortesía que contesta con una sonrisa nerviosa, sabedor de que sus actuaciones, en un gran número son contrarios a derecho, perjudicando a los trabajadores, retardando sus procesos, colocando en tela de juicio la supuesta “impartición de justicia” laboral en la entidad, violentando derechos constitucionales que construye no en el imaginario, si en la realidad, de que el peor enemigo del trabajador en estos procesos es el TECA, que suele favorecer siempre al patrón.

 

Lo anterior se corrobora al acceder a los acuerdos que determinan en los expedientes, para conocer la gran cantidad de amparos que se tramitan ante los Jueces y Magistrados Federales para revertirlos, de tener una actuación apegada a la ley, esto no ocurriría, tan grave es el problema, que inclusive algunos usuarios consideran necesario actuar desde la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos e iniciar los procesos para que se sancionen las faltas en que incurran, establecidas en el artículo 42 de la citada ley.

 

No es suficiente la remodelación, hace falta una actuación imparcial y aprender a sumar, la aritmética elemental no es su materia, como lo demuestran en resolutivos de incidentales recientes, donde no se exige un pensamiento lógico matemático, es difícil lo sabemos, pero al menos abóquense a la jurisprudencia de la décima época, la de la sexta que pretenden aplicar ha quedado desfasada y conste que firma el presidente del TECA.