Se dice que

Parece que patinó la coordinación entre la señora Sheinbaum y el señor Del Mazo, y han dejados a todos confundidos.

En 2018 murieron de neumonía e influenza 3 mil 253 personas en el Estado de México, de acuerdo con los registros oficiales disponibles. Las cifras correspondientes a 2019 todavía no están disponibles a consulta pública, pero el cálculo de los especialistas es que son muy similares, quizá con una pequeña variación al alza. Muere gente todos los días a consecuencia de enfermedades respiratorias. El espantajo que irresponsablemente difunde el Ayuntamiento del Toluca, de que la gente está cayendo como moscas en el municipio por enfermedades “relacionadas al COVID”, no resiste el menor análisis. Es una irresponsabilidad, un mitote que no podrían sostener con rigor científico. ¿Hasta dónde pueden llegar con tal de llamar la atención?

*

Cesar Enrique Sánchez Millán es, según su currículo, doctorante en Ciencias Sociales y Administrativas, maestro en derecho, graduado de la licenciatura con mención honorífica por la UAEMex. Un hombre de sólida formación académica que ejerció como notario público y que ahora despacha como director general del Registro Civil. Él podría muy fácilmente terminar con la controversia sobre la cantidad de defunciones formalmente contabilizadas y anotadas ahora, no solo en Toluca, sino en todo el estado. Sería muy sano que su jefe, el secretario de Justicia, Rodrigo Espeleta, se lo ordenara.

*

El regreso gradual a la actividad económica en general en las 16 alcaldías de la Ciudad de México inicia hoy. Los comercios empezarán a abrir, el transporte se normalizará, lo paradójico es que en los 59 municipios mexiquenses vecinos no. En este territorio, al que solo divide una línea imaginaria, seguimos en Semáforo Rojo, guardados en casa y con cierres obligatorios. Es un absurdo si se considera que millones de personas duermen en el Estado de México, pero trabajan en la CDMX. Parece que patinó la coordinación entre la señora Sheinbaum y el señor Del Mazo, y han dejados a todos confundidos.

*

Algunos gobiernos municipales de MORENA aplican una versión tlacoyo de la 4T que está completamente en dirección opuesta a la que encabeza el presidente López Obrador. Lo primero que ha dicho AMLO es NO para contratar créditos con la banca privada para apalancar el gasto durante la pandemia, y lo primero que han hecho los ayuntamientos de Atizapán de Zaragoza y Tlalnepantla es pedir al Congreso local autorización para contraer deuda pública con el argumento de que ya no tienen dinero ni para pagar la nómina. No hay duda, cada uno escucha lo que le conviene.

*

No todo está mal, también están pasando cosas buenas. Muy poco se habla de la construcción del nuevo aeropuerto internacional en Tecámac, que también es territorio del Estado de México. La obra pública que más se ha desarrollado en el Estado de México, por lo menos de las últimas 4 décadas, quizá solo es comparable al Sistema Cutzamala de distribución de agua potable. Todos los días 25 mil trabajadores, la mayoría mexiquenses, allí laboran y activan la economía de la región, con todo y pandemia. Sí, todavía hay razones para la esperanza.