Skip to content Skip to footer

Se dice que

Uno de los grandes ganadores de las elecciones pasadas fue, inobjetablemente, José Manzur. La influencia de sus relaciones políticas y poder económico le dieron para influir en municipios, distritos y partidos

Por supuesto que Alfredo del Mazo es presidenciable, solo falta que quiera. Al PRI le quedarán solo cuatro gobernadores, Coahuila, Hidalgo, Oaxaca y Estado de México, pero por población gobernada, PIB y presupuesto, sin duda, el Edomex es el más relevante. Hasta hoy, no hay un solo indicio que permita afirmar o sugerir que del Mazo tiene interés en competir en el proceso de 2024. Pero de que puede… ¡puede!

*

Antes del 24 está el 23, es una obviedad, pero a los acelerados parece olvidárseles. Antes que soñar con ser presidente, del Mazo deberá pensar en su propia sucesión. Los resultados electorales recientes revitalizaron las posibilidades de su partido y, por supuesto, alientan su optimismo. El PRI será un protagonista competitivo. La desventaja frente a Morena se ha reducido. Podría decirse que hoy la moneda está en el aire. El PAN jugará un papel determinante.

*

Uno de los grandes ganadores de las elecciones pasadas fue, inobjetablemente, José Manzur. La influencia de sus relaciones políticas y poder económico le dieron para influir en municipios, distritos y partidos. Conocedor como pocos del dark side, operó eficazmente para favorecer a quien se propuso. Pepe está de regreso.

*

Seguramente a Pepe Couttolenc le deberá molestar el tema de moda en el barullo de la sociedad política mexiquense: que el peñista Luis Miranda Nava ejerce ahora también como franquiciatario del Partido Verde en el Estado de México. Con maledicencia seguramente, el comentario se repite casi automatizado en la conversación de la politiquería.