Skip to content Skip to footer

Se dice que

Nadie debe angustiarse, habrá presupuesto antes de que venza el plazo previsto en la ley para su aprobación

El aeropuerto de Tecámac, Felipe Ángeles, que inaugurará en marzo de este año el presidente, y el tren Toluca-México que entregará el próximo, serán como una inyección de esteroides a su de por sí musculosa popularidad. El arrastre de AMLO estará por la nubes en 2023 y será un factor decisivo en la elecciones para gobernador. Lo único que no puede predecirse es si a don Andrés le da igual que gane o pierda Morena con sus impresentables liderazgos locales.

*

Al menos una media docena de personajes de la clase política local se han acercado a Luis Donaldo Colosio Jr., en los meses recientes. Tomaron un avión a Monterrey y le pidieron audiencia para plantearle lo atractivo y estratégico que resultaría para MC buscar con seriedad la gubernatura del Estado de México. Colosio lo escuchó y les sugirió tocarán las puerta de Dante Delgado. Sí, hay algunos priistas que empiezan a explorar otras posibilidades.

*

Nadie debe angustiarse, habrá presupuesto antes de que venza el plazo previsto en la ley para su aprobación. La bancada de Morena juega con los tiempos intentando cobrarse así la falta de empatía del gobierno estatal para rescatar financieramente a sus gobiernos municipales. Quid pro quo -una cosa por otra- dicen los resentidos legisladores, sobre todo del GAP. Lo hicieron ver muy mal y ahora quieren hacer los mismo de regreso.

*

El golpe morenista tenía dedicatoria para el coordinador de los diputados priistas, Elias Rescala. Al menos eso parece. Si no se lo propusieron, así resultó, pues el bien intencionado Elías confiaba en que sacaría el presupuesto sin dificultad el 15 de diciembre y se lo hizo saber al gobernador del Mazo. Lo hicieron quedar mal y eso en política no se perdona.

*

La demora en la aprobación de presupuesto 2022 no ha generado ningún daño más allá del barullo político. En el mercado financiero no ha habido reacción, de hecho no ha sido ni tema del que se ocupen. Los bancos, poseedores de títulos de deuda pública están serenos, y el grifo del crédito sigue abierto. Igual los grandes acreedores. Los sindicatos están en calma y las operaciones del gobierno continúan con toda  normalidad. Está claro que, hasta ahora, es pura grilla. El secretario Rodrigo Jarque lo sabe y por eso se tomó con toda tranquilidad unas vacaciones.