Skip to content Skip to footer

Se dice que

A los candidatos a gobernador los eligen las élites, no las masas. Es arriba, no abajo, donde se decide quién participa

Ser alcalde es muy buen trabajo. Ganan muy bien y tienen contrato garantizado por 3 años. Sus prestaciones son mejores que las de un ejecutivo en la iniciativa privada. Absurdamente, sus incentivos nos están asociados al desempeño, hagan bien o mal las cosas, da igual. Las posibilidades de que sean removidos del cargo son mínimas. Todos, invariablemente del partido que sean, pueden manejar casi a su antojo al presupuesto. Que los sancionen por corruptos o incompetentes, es un sueño. Eso no suele pasar. El promedio de los gobiernos municipales son muy malos, pero no por falta de recursos, sino por razones deontológicas. A lo largo de la historia, algo ha quedado plenamente demostrado: los mexiquenses hemos sido gobernados por malas personas y ninguna mala persona pues de ser buen servidor o administrador público.

*

Massive Caller es una encuestadora poco confiable, por decirlo suavecito. Sus mediciones son para entretenimiento, no dan para más. Sus pronósticos son desacertados la mayoría de las veces, de vez en cuando le atinan, pero producto de la chiripa, no de un trabajo técnico riguroso. Eso sí, se ha consolidado como animador de procesos electorales. No hay forma de tomar en serio lo que dicen porque corresponde más a sus deseos o a un servicio propagandístico que a demoscopia seria.

*

A los candidatos a gobernador los eligen las élites, no las masas. Es arriba, no abajo, donde se decide quién participa. La cúpula designa y la base legitima. Los burocracias políticas, los grupos económicos, las iglesias, los medios y demás poderes fácticos. Es muy pronto para hablar con seriedad de la sucesión, falta todavía mucho.

*

Alejandro Moreno y Alfredo Del Mazo representan a dos espectros del PRI, distintos y, puede decirse, que hasta contrapuestos. Son cosmogonías divergentes. No es que exista hecho específico o material que los distancie, simplemente no empatan. Origen es destino y allí está la causa. Alito es de barrio, un boxeador. Del Mazo es un refinado hijo de familia pudiente. El arte de la política es el acuerdo entre diferentes, ambos deben trabajar en ello si aspiran realmente a que el PRI mantenga el poder 6 años más ganando las elecciones del 2023. Si aquí pasara lo que en Hidalgo, podrían empezar de inmediato a hacer maletas.

*

Este año será de grandes ajustes en el gobierno y en la legislatura. Habrá relevo en al menos 5 de las secretarías del gobierno y un par de direcciones generales. Paralelamente, quizá media docena de diputados locales solicitaran licencia para separarse del cargo y se llamará a sus suplentes que, coincidentemente, serán algunos de los que saldrán del gabinete. Es un hecho, también se dará el cambio en la dirigencia estatal del PRI.