Se dice que…

A Gómez Sánchez lo hizo Procurador de Justicia del Estado Eruviel Ávila, en mayo del 2014, más por razones políticas que técnicas

Alejandro Gómez Sánchez cumplirá, el próximo mes, 6 años como responsable de la investigación de los delitos del fuero común que se cometan en el Estado de México, para que puedan ser debidamente castigados por los jueces y magistrados. Los primeros 2 años y medio bajo la figura de Procurador y los 3 años y medio siguientes como Fiscal. Los resultados la sociedad entera los sabe, los percibe, los padece. Los calificativos sobran, el índice de impunidad lo dice todo, el más alto de la república mexicana. Complicado evaluar cuando el objetivo es tan abstracto como “vamos a mejorar”, “nos esforzaremos” o “lo haremos mejor”. Lo único objetivamente medible es lo que cobra por el cargo mes con mes, sin importar su desempeño. Hasta hoy, el pueblo del Estado de México le ha pagado, sólo de salario, 11 millones 472 mil pesos. Parecería que en la relación costo beneficio él ha ganado más que la sociedad, y todavía le quedan a su contrato otros 3 años y medio.

*

A Gómez Sánchez lo hizo procurador de Justicia del Estado Eruviel Ávila, en mayo del 2014, más por razones políticas que técnicas. Miguel Ángel Contreras Nieto, quien hasta ese día ocupaba el cargo, tenía tantos o más méritos académicos, profesionales y éticos que su relevo, pero aún así le echaron y las cosas no mejoraron entonces ni ahora. Quien revise la estadística podrá corroborar que los números fríos dicen claramente que estamos peor que antes. 

*

Recursos no le han faltado al fiscal, ni autonomía. De 2014 a 2020 el presupuesto en sus manos alcanza por lo menos los 30 millones de millones de pesos, nunca esa institución había tenido a su alcance tantos recursos públicos. Lo ha tenido todo, como nadie antes, sus condiciones han sido inmejorables y en la percepción de la gente los cambios son imperceptibles, sólo hay una sensación de empeoramiento en el estado de cosas. 

*

El fiscal, es bien sabido, padece una intolerancia a las críticas, no le gusta someterse a la revisión pública de resultados, le irrita, entra en cólera. Eso es al menos lo que sus propios subalternos afirman cuando, también alterados, sugieren a quien se atreve a colocar la mirada en la Fiscalía que mejor vuelva la vista hacia otro lado. Si se enojan, tendrán dos trabajos… ¡Alguien tiene que decirlo!

*

Se cumplieron ayer 13 días de que se declaró e inició la Fase II de la emergencia sanitaria, el recuento en el Estado de México es 6 fallecidos; 185 casos positivos con 112 pacientes en aislamiento domiciliario y 33 hospitalizados; 34 ya tienen el alta sanitaria. Para una entidad con casi 20 millones de habitantes, las cifras parecen bastante alentadoras. Ojalá así siga.