Huizi, el elefante blanco de las bicicletas públicas en Toluca

Huizi, el elefante blanco de las bicicletas públicas en Toluca
Huizi tuvo un costo de 35 millones de pesos y se pagaban 34 millones de pesos anuales por los seguros contra robos

Hasta la fecha el ayuntamiento de Toluca no se ha pronunciado sobre el destino del Sistema de Bicicleta Pública “Huizi”, pese a que el año pasado el jefe de departamento del sistema, Mario Alberto Nazario, dio a conocer que la reactivación del proyecto se llevaría a cabo en junio.

En abril de 2022,el funcionario señaló que en dos meses el programa Huizi podría reavivarse. En esa fecha indicó que trabajaban en la búsqueda de un sistema alternativo que podría ir de la mano con la iniciativa privada, solo faltaba la autorización de “algunos patrocinios”.

Asimismo, informó que existía un adeudo con la empresa encargada de brindar el mantenimiento, por lo que las estaciones no funcionaban y las bicicletas ya no contaban con GPS, lo que implicaba un problema de seguridad al prestarlas, pues” en caso de robo el usuario tendría que pagar 30 mil pesos“, que es el costo de cada bicicleta, lo cual no era conveniente.

Así funcionaban las bicicletas Huizi

El sistema de Bicicleta Pública Huizi fue inaugurado en 2015 por el alcalde interino Braulio Álvarez Jasso como parte del proyecto “Ecozona”; incluía 26 estacionamientos y 250 bicicletas.

El ayuntamiento anunció que se trataba de un sistema de renta de bicicletas que buscaba desalentar el uso de vehículos contaminantes.

Los usuarios se suscribían a una membresía anual con un costo de 333 pesos, que les permitía traslados de 30 minutos y una misma bicicleta podía ser usada hasta por 12 usuarios.

Las bicis permitían a los usuarios circular solamente por el perímetro de la Ecozona, integrada por 300 cuadras del Centro Histórico y colonias aledañas. Algunas de las rutas eran Venustiano Carranza, Santos Degollado, Manuel Gómez Pedraza, Josefa Ortiz de Domínguez y Andrés Quintana Roo.

Además, contaban con un sistema de GPS que les permitía a los usuarios saber su ubicación en tiempo real y el monitoreo de la unidad.

En su primer año de operación, el programa de bici pública contaba con 594 usuarios, 16 mil 703 viajes con un promedio de 140 recorridos por día y había permitido evitar la emisión de cerca de 2.18 toneladas de CO2 en cinco meses.

¿Qué pasó con el servicio de Huizi en Toluca?

En abril de 2016, durante el trienio del priista Fernando Zamora (2016-2018), el Sistema de Bicicleta Pública “Huizi se convertiría en “Toluca en Bici”, un sistema gratuito y disponible para todas las personas; el único requisito era presentar la credencial de elector.

El alcalde señalaba que el proyecto no estaba dando resultados: el uso era de 2.6 bicicletas por día, una cifra muy baja.

Huizi tuvo un costo de 35 millones de pesos y aunado a ello, se pagaban 34 millones de pesos anuales por los seguros contra robos y el mantenimiento del software con que opera el sistema, el cual estaba a cargo de la empresa canadiense Urban Solutions.

Pero después del pobre rendimiento, en noviembre de 2016, Zamora reconoció que adeudaba 12 millones de pesos a los proveedores canadienses por herramientas y el software con el que funcionan.

Para marzo de 2017, las empresas que patrocinaron el proyecto anunciaron que no recibieron el pago respectivo por parte del gobierno municipal, retirando el soporte técnico para la operación del servicio.

Victor Maytonce García, director de la Organización Transita Seguro señaló que la empresa sufrió un “boicot” por parte del gobierno, pues Zamora prestó las bicis que no eran públicas y se compraron por medio de una secretaría, provocando que el sistema no tuviera el aforo necesario.

La decadencia del programa

Pese a los problemas, el ayuntamiento de Toluca saldó la deuda con la empresa canadiense encargada de la plataforma de Huizi e invitó a las personas con suscripción a solamente reactivar la tarjeta. Pero las cifras no cambiaron.

En noviembre de 2017 Huizi contaba con 243 usuarios y los fines de semana solamente acumulaban seis viajes.

El subdirector de Movilidad Urbana, Aarón Burgos García, argumentó entonces que los usuarios tenían miedo de usar una bicicleta por la poca cultura vial.

Falsas esperanzas

Con la llegada de Juan Rodolfo Sánchez Gómez a la administración municipal había esperanza de mejorar el sistema de bicicleta pública, lo cual quedó manifiesto el 17 de noviembre de 2019, cuando se llevó a cabo la celebración de los 4 años de “Huizi”.

Ana Margarita Romo Ortega, entonces directora general de Medio Ambiente de Toluca anunció modificaciones para el uso eficiente del sistema, entre ellos la elaboración del perfil ciclista para conocer las limitantes e incentivos de este sector que transita por el municipio y el análisis de la demanda de viajes por estación, que indicaba que al menos seis de ellas registraban menos de 5 por ciento de viajes, por lo que 11 estaciones serían reubicadas en torno a Ciudad Universitaria, buscando conectividad regional para articulación intermodal.

Incluso mencionó que el gobierno local había concretado el pago por un millón 346 mil 856 pesos al proveedor, por concepto de renovación de licencia y soporte técnico, que se debía desde 2016.

Adiós iniciativa

En abril de 2020, durante la contingencia ambiental, las bicicletas del sistema Huizi dejaron de prestar servicio y fueron retiradas de las estaciones.

Sin embargo, algunos colectivos y activistas entre ellos el académico y urbanista Dante Álvarez acusó que, con el retraso de pagos a proveedores, la falta de mantenimiento y de inversión, las administraciones de Fernando Zamora y de Juan Rodolfo Sánchez Gómez, sabotearon el sistema de bicicleta pública, provocando un gran retroceso para la movilidad sustentable en el municipio.

Para 2021, Huizi se mantenía sin operar, no obstante, el contrato con la compañía de seguros Quálitas para asegurar contra daños o robos el parque vehicular, que ahora es patrimonio del municipio, seguía vigente.

Actualmente, las cicloestaciones que se encuentran en el centro de la ciudad están vacías y no hay ninguna propuesta en la mesa para reactivar el servicio.