Skip to content Skip to footer

Toluca se queda con 2 mil 300 millones de pesos menos de presupuesto

El ayuntamiento se maneja con total opacidad, acusan la regidora Marlet Rodea y el abogado Cristóbal Coyote

El gobierno de Toluca maneja con opacidad la presunta reducción de más del 30 por ciento de su presupuesto programado para este año, derivado de la crisis económica que ha provocado la pandemia del covid-19, manifestó la décima regidora Marlet Esthefanía Rodea Díaz, quien señaló que, a la fecha, ningún integrante del cabildo ha tenido acceso a documentos que avalen tal disminución.

Al participar en el Conversatorio de AD Noticias explicó que en febrero pasado el cuerpo edilicio aprobó un presupuesto de 5 mil 934 millones de pesos, pero este disminuyó en más de 2 mil 300 millones de pesos debido al decremento que, a su vez, registraron las participaciones federales, aunado a que los recursos propios también bajaron por lo que solo se podrán ejercer alrededor de 3 mil 634 millones de pesos.

Mencionó que ese fue un dato que proporcionó el secretario del ayuntamiento, Ricardo Moreno, en la última sesión que hubo de Cabildo, por lo que se espera que cuando se vuelva a sesionar puedan tener más información sobre este punto ya que no se cuenta con ningún reporte formal que respalde esos datos.

__________________________

Sin embargo, el abogado laborista, Cristóbal Coyote, también presente en este Conversatorio, criticó a los regidores porque, en su opinión, sí le entregaron un “cheque en blanco” al alcalde Juan Rodolfo Sánchez Gómez al autorizarle plena autoridad para disponer de recursos, según creyera conveniente, para enfrentar la emergencia sanitaria.

El punto de acuerdo aprobado por mayoría en sesión extraordinaria de Cabildo efectuada a principios de mayo señala que, sin ponerlo a consideración de este cuerpo edilicio, el presidente municipal puede “reasignar los recursos presupuestarios de los aprobados en el Presupuesto de Ingresos y Egresos definitivo” para poner en marcha programas y acciones para enfrentar la emergencia sanitaria.

Aunque esto se aprobó de “buena fe” y ante las circunstancias extraordinarias que se viven actualmente, según el jurista esto permite que el alcalde tenga libertad absoluta para omitir, incluso, la presentación de un dictamen en el que dé a conocer a los regidores en qué sí y en qué no se usaron recursos, y especialmente, en qué se van ahorrar esos más de dos mil millones de pesos.

“El alcalde no puede disponer de todo el recurso que está presupuestado, solamente recursos propios, es decir, cuenta corriente. Toluca tiene un presupuesto para nómina de cerca de dos mil millones de pesos. El alcalde debe decir en qué se va a ahorrar esos dos millones de pesos y a dónde se van a direccionar”.

El abogado coincidió con la regidora Rodea Díaz en señalar que el actual ayuntamiento no ha mostrado transparencia en lo que hace con los recursos.

Sin embargo, se presume que el edil aprovechó la autorización que le dio el cabildo para “justificar” el recorte masivo de plazas, a lo que el cuarto regidor, Arturo Chavarría Sánchez, reiteró que la idea era apoyar a los grupos más vulnerables durante la pandemia y si Sánchez Gómez le daba otro uso a ese poder no era algo que hubiera avalado el cabildo.

En su oportunidad, la décimo quinta regidora, Paola Jiménez, consideró que también debe analizarse en qué porcentaje se van a reducir las partidas federales y estatales y el impacto que esto tendría en el presupuesto municipal: “no sabemos cómo van a llegar los presupuestos; la recaudación propia también ha bajado”, señaló durante el Conversatorio de AD Noticias