Skip to content Skip to footer

Tres detenidos por masacre en centro de rehabilitación de Guanajuato

La presencia de una importante infraestructura energética en Guanajuato ha atraído a organizaciones criminales

Foto Especial

Tres hombres fueron detenidos como presuntos responsables del ataque contra un centro de rehabilitación para adictos a las drogas que dejó 27 muertos en Irapuato, Guanajuato, informó este domingo la fiscalía local.

Las capturas se realizaron durante un operativo en el que participaron fuerzas especiales de Guanajuato, señala un comunicado de la fiscalía difundido en su cuenta de Twitter.

“Se anuncia la identificación de los tres principales implicados en el atroz crimen, en contra de quienes se solicitaron los mandamientos judiciales correspondientes; ya se encuentra detenidos”, añade el comunicado.

La tarde del pasado miércoles, hombres armados irrumpieron en un centro de rehabilitación para adictos a las drogas en la ciudad de Irapuato, pusieron a los asistentes en el suelo y empezaron a disparar.

En el lugar murieron 24 personas y tres más han fallecido a consecuencia de sus heridas.

La presencia de una importante infraestructura energética en Guanajuato ha atraído a organizaciones criminales como el cartel de Santa Rosa de Lima, que se dedica esencialmente al trasiego de combustible robado y que ahora se disputa las actividades ilegales en ese territorio con el poderoso Cártel Jalisco Nueva Generación, que lo mismo trafica drogas que gasolinas.

Según la prensa local, este ataque se enmarcaría en las disputas entre estos dos grupos criminales.

Años atrás, en la fronteriza Ciudad Juárez también se registraron cruentos ataques contra centros de rehabilitación como parte de las disputas entre cárteles.

Este es el segundo ataque más letal desde diciembre de 2018, luego de que en agosto pasado un asalto armado contra un bar en el estado de Veracruz dejó 28 muertos.

Desde diciembre de 2006, cuando el gobierno lanzó un operativo militar antidrogas, hasta mayo pasado se han registrado 290.474 asesinatos, según cifras oficiales que no detallan cuántos casos estarían ligados a la criminalidad.