Skip to content Skip to footer

Venezuela en medio de dos gobiernos ilegítimos

El opositor al gobierno de Nicolás Maduro y presidente de la Asamblea Nacional Venezolana, Juan Guaidó, lanzó un llamado a los militares y la sociedad civil para apoderarse de las calles de Venezuela con el fin de ejercer presión y terminar con el régimen al que están sometidos.

Después de liberar al opositor Leopoldo López, quien se encontraba en prisión domiciliaria, un grupo de personas opositoras al régimen marcharon en las calles, donde se llevaron a cabo enfrentamientos con las fuerzas armadas afines a Maduro, un conflicto desigual en fuerza, pues el llamado de Guaidó no logró integrar a su causa a las cúpulas militares del país que siguen afines al Presidente.

Nicolás Maduro ha tratado de minimizar la situación, mientras la oposición busca hacer mediático el conflicto y enviar el mensaje de que el movimiento no ha muerto después de diversos actos que no han fructificado en esta lucha por el poder.

Por otro lado, Antonio Gutiérrez, secretario general de la ONU manifestó que está siguiendo los acontecimientos muy de cerca y llamó a todas las partes para evitar una escalada de violencia. Aclaró que no le corresponde a él emitir una postura a favor de alguna parte y únicamente se concentra en el bienestar del pueblo venezolano.

Juan Guaidó ha sido reconocido como presidente interino por diversos países de la Unión Europea y Estados Unidos. El argumento que presenta para autoproclamarse Presidente es que la constitución venezolana decreta que; cuando el presidente en funciones se encuentre en incapacidad para gobernar, el presidente de la Asamblea Nacional pasará a tomar el puesto como interino.

Lejos de los videos que se repiten una y otra vez en los medios internacionales, en donde son comunes las imágenes de un pueblo reprimido y completamente cargadas hacia uno de los bandos, es importante señalar que, también existen diversos analistas y críticos del modo de actuar de Juan Guaidó.

El analista Hernán Gómez, ha expresado que el llamado hecho esta mañana por Guaidó es un claro intento de golpe de Estado y una intervención extranjera promovida por Estados Unidos, por lo cual apoyar un pronunciamiento a favor de la oposición en Venezuela, como lo quiere gran parte de la derecha mexicana, en específico el PAN, sería apoyar una operación ilegal.

Por otra parte, la oposición en España ha reclamado al presidente Pedro Sánchez haber tomado postura a favor de Juan Guaidó, el diputado Pablo Bustinduy le interpeló el apoyar un claro golpe de Estado y defender los derechos humanos de la mano de un presidente que encarcela niños en la frontera, como lo es Donald Trump.

La secretaría de Relaciones Exteriores emitió un comunicado en donde reitera su deseo y compromiso a que se encuentre una solución pacífica, esto sin emitir una postura a favor de alguno de los bandos, algo que ha sido señalado como responsable por parte de muchos analistas.

El régimen de Nicolás Maduro ha llevado a cabo violaciones de derechos humanos en Venezuela y carece de legitimidad, además de haber recurrido a estrategias ilegales para tratar de mantenerse en el poder. No parece una opción inclinarse a favor del movimiento que solamente puede llegar al poder a través de un golpe de Estado o una intervención extranjera.