Skip to content Skip to footer

A 7 meses afectados por Manuel urgen ayuda

Hoy se cumplen siete meses de que la fuerza de los huracanes “Ingrid” y “Manuel” azotara las costas del Golfo de México y el Pacífico mexicano y evidenciara también la poca previsión del gobierno federal y estatal para alertar a la población y evitar más daños. “Manuel”, en especial, provocó daños inmediatos a la infraestructura y la población en Guerrero.

Tan es así que hace siete meses, el Presidente Enrique Peña Nieto se vio obligado a abandonar la celebración del Grito de Independencia para atender la grave situación que atravesaba esa entidad y otros estados.

Ante los desastres generados por los fenómenos meteorológicos “Ingrid” y “Manuel”, hubo muchas promesas y compromisos de ayuda.

Sin embargo hasta el momento no está claro qué pasó con los recursos y programas que se prometieron.

En Guerrero, por ejemplo, se registró el mayor número de muertos y damnificados por el paso de la tormenta tropical “Manuel”, por lo que el gobierno federal volcó una serie de programas y recursos a la entidad.

Pero, hasta ahora, es también el estado donde se han hecho más denuncias por la tardanza de esos apoyos.

Entre los recursos y las despensas que no llegan, la entidad gobernada por Ángel Aguirre Rivera no supera aún la tragedia que la sacudió hace algunos meses. Esta semana, el Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI) ordenó a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) esclarecer los recursos extraordinarios adicionales para el Fondo de Desastres Naturales (Fonden) que se otorgaron a Guerrero por los daños que causo “Manuel”.

Además, durante los dos últimos meses se han presentado quejas de ciudadanos por las despensas que sí llegaron a la entidad, pero no a sus manos.

“Manuel” azotó a Guerrero desde la costa del Pacífico el 13 de septiembre de 2013 y, simultáneamente, el huracán “Ingrid” lo hizo desde el Golfo de México, lo que generó un saldo oficial de 123 muertos, 33 heridos, 68 desaparecidos, 59 mil evacuados, 218 mil 594 personas afectadas, además de un gran destrucción en la infraestructura carretera del estado.

Desde el 27 de septiembre de 2013, el Presidente Peña Nieto ofreció investigar las irregularidades en las que incurrieron autoridades federales al permitir la construcción en zonas inundables y pidió al Gobernador Aguirre Rivero que indagara a las autoridades locales que autorizaron obras en esas zonas.

El informe sobre los recursos no ha llegado. Tampoco un reporte de los funcionarios responsables. En total, Peña Nieto comprometió 30 mil millones de pesos del Plan Nuevo Guerrero, además de 7 mil millones de pesos del Fonden para la reconstrucción de caminos, puentes, escuelas y centros de salud.

AYUDA, NOMÁS POR TELEVISIÓN

Apesar de que 70 por ciento de la población en Guerrero vive en condición de pobreza y 95 por ciento de los municipios del estado tienen algún grado de marginación, distintas comunidades de estas zonas han denunciado discriminación y falta de ayuda.

Grupos de comunidades vulnerables, como damnificados de la Montaña de Guerrero confesaron en febrero que el apoyo que el gobierno federal les prometió nunca llegó.

“A la cruzada contra el Hambre nomás la vemos en la televisión. Para acá no llega”, dijo Mauro Bruno García, uno de los damnificados de la comunidad Acatepec, donde sucedieron varios deslaves. Mauro anunció –en aquella ocasión– que los pueblos indígenas de 12 municipios que perdieron sus viviendas y cosechas por los desastres naturales, marcharían el 4 de febrero para exigir a las autoridades que les subsidien maíz para sembrar y les cumplan lo que les prometieron: médicos, alimentos y viviendas nuevas.

Por su parte, la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos “Todos los derechos para todas y todos” exigió acciones a los distintos niveles de gobierno para hacer frente a la crisis alimentaria que se avecina en la Montaña de Guerrero.

También diputados federales de comunidades indígenas de Guerrero denunciaron que las poblaciones de municipios marginados eran objeto de “discriminación, exclusión y olvido” por parte del gobierno federal.

Apenas el pasado 12 de marzo, el Gobernador Aguirre Rivero y el Secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, evaluaron el avance de los trabajos de rehabilitación de los ejes carreteros que resultaron afectados por la tormenta tropical “Manuel” durante el año pasado y revisaron nuevos proyectos de infraestructura para la entidad.

Los funcionarios analizaron los avances de la carretera Chilpancingo-Tlapa, donde se ejecutarán los primeros 575 millones de pesos para llevar a cabo la rehabilitación total.

El titular de la SCT informó que en cuanto a la carretera Tlapa-Marquelia, se invierten 355 millones de pesos para su rehabilitación y mil millones de pesos para la ampliación de tramos en las carreteras de Costa Grande y Costa Chica. Por su parte, el Diputado federal, Catalino Duarte Ortuño, dijo el jueves pasado que siguen sin saber el destino de los 7 mil millones de pesos que debieron de liberarse en enero.

El legislador detalló que se reunió con el Gobernador, quien también desconoce qué ha pasado con los recursos. Según el Diputado los puentes que ya se construyen en Guerrero se hacen con dinero privado.

(Con información de SINEMBARGO.MX)