Skip to content Skip to footer

Alejandra del Moral, sororidad como motor

El partido en el poder se enfoca a procesos internos y fortalecer su estructura estatal, donde las mujeres priistas siguen ganando terreno

A un año de los comicios en los que se disputará la entidad más poblada del país y sin candidatos ni coaliciones definidas, suenan nombres y, con más fuerza, nombres femeninos como el de Alejandra del Moral.

Si la contienda queda entre mujeres, casi no hay duda de que será Delfina la abanderada morenista. Por su parte, el partido en el poder se enfoca a procesos internos y fortalecer su estructura estatal, donde las mujeres priistas siguen ganando terreno: Ana Lilia, Laura Barrera y la única mexiquense entre las 100 mujeres más poderosas de México de Forbes, Alejandra del Moral.

Abrirse paso en la política

La actual secretaria de Desarrollo Social del Estado de México figura entre deportistas, activistas, artistas, autoras, chefs, periodistas, ejecutivas y otras mujeres de la clase política, como la polémica Mariana Rodríguez, Tatiana Clouthier, Rocío Nahle y la esposa del presidente, Beatriz Gutiérrez Müller.

Esta revista, que desde hace 10 años celebra la participación y aportaciones de las mujeres en la vida pública de México, reconoce a la funcionaria mexiquense como un importante referente en el servicio público, no solo por su amplio currículum, sino por su contribución a la agenda de género nacional y la consolidación de la paridad en puestos gubernamentales y cargos de elección popular.

Desde su posición en el gabinete estatal y desde distintas plataformas —como redes sociales y ahora la publicación de circulación nacional—, la originaria de Cuautitlán Izcalli insta a las mujeres a preparase “en lo que sea que quieran construirse” y a “jamás quedarse calladas. Siempre hay que estar dispuestas a levantar la voz y a pelear por nuestros sueños”.

Independiente de sus aspiraciones políticas, Del Moral dice tener claro que el reto más importante es contribuir a la construcción de una sociedad en la que niñas y mujeres puedan vivir libres de violencia de género y tengan las mismas oportunidades que los hombres, salarios equitativos y la posibilidad de salir a la calle sin miedo.

Su carrera política

Aunque no ha sido fácil, Alejandra se ha abierto camino en el servicio público y la política, desde su primera contienda como candidata a diputada local por el Distrito 43 Cuautitlán Izcalli en 2006. Posteriormente, se convirtió en la alcaldesa más joven del país, al ganar la elección de dicho municipio para el periodo 2009-2012.

De 2012 a 2015 se desempeñó como diputada federal por el Distrito VII mexiquense y cuando Enrique Peña Nieto llegó a la presidencia de la República, la nombró directora del entonces Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi) —actualmente Banco del Bienestar. En ese cargo permaneció de 2015 a 2016.

Para 2016, al final de la gestión de Eruviel Ávila Villegas como gobernador del Edomex, ocupó la titularidad de la Secretaría del Trabajo de la entidad. Del 17 de febrero al 15 de agosto de 2017, asumió el cargo de presidenta del Comité Directivo Estatal del PRI; desde ahí encabezó las acciones de campaña del actual gobernador.

Una vez que Del Mazo Maza obtuvo la victoria, la designó secretaria de Desarrollo Económico; en las elecciones del 2018, fue candidata al Senado de la República por el Estado de México junto a Cesar Camacho; en octubre de 2018 regreso a la presidencia del Comité Directivo del PRI en el Edomex, cargo que mantuvo hasta febrero de este año.

Además, en septiembre de 2021 asumió una diputación local, y en febrero pidió licencia para incorporarse al gabinete como secretaria de Desarrollo Social.