Ataque suicida en Nigeria deja al menos 48 muertos

Al menos 48 ciudadanos han muerto, en su mayoría estudiantes, y 79 han resultado heridos tras un ataque suicida con bomba en una escuela masculina de secundaria en Potiskum, una localidad al este de Nigeria, según ha informado un profesor del centro educativo y ha confirmado la Policía local después. El atentado, que según el […]

Al menos 48 ciudadanos han muerto, en su mayoría estudiantes, y 79 han resultado heridos tras un ataque suicida con bomba en una escuela masculina de secundaria en Potiskum, una localidad al este de Nigeria, según ha informado un profesor del centro educativo y ha confirmado la Policía local después. El atentado, que según el diario local The Punch se ha perpetrado a las 7.45 de la mañana (las 8.45 en la España peninsular), aún no ha sido reivindicado por ningún grupo aunque hay sospechas de que ha sido obra de Boko Haram.

"Hay algunos [estudiantes] que están heridos de gravedad y estoy seguro de que el balance aumentará", ha explicado a Reuters un profesor del centro que ha pedido mantener su identidad en el anonimato. El suicida, según France Presse, llevaba puesto el mismo uniforme escolar que los estudiantes de la escuela especializada en ciencia y tecnología.

Hasta el momento, ningún grupo ha reivindicado la autoría de este ataque en el estado de Yobe, un territorio que ha sufrido varios atentados perpetrados por el grupo terrorista islamista Boko Haram —la educación occidental es pecado— que lleva unos cinco años sembrando el terror en una campaña para instaurar un Estado islamista, según la cadena británica BBC.

La milicia islamista, que se fundó en 2002 y está liderada por Abubakar Shekau, se dio a conocer hace poco más de seis meses tras la captura de unas 200 niñas en el Estado de Borno, al noreste del país. Desde entonces, el grupo terrorista ha continuado perpetrando secuestros —entre ellos el de la mujer del vice primer ministro camerunés— y atentando contra la población civil, en su mayoría en estaciones de autobuses de las localidades controladas por los radicales islamistas.

(El País)