Atentados en Yemen dejan 142 víctimas

Este día se registraron dos dobles atentados contra dos mezquitas chiíes en Saná, con un saldo de al menos 142 personas fallecidas y varias decenas de heridos. Los atentados fueron reivindicados por el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

De acuerdo a datos de l agencia EFE, los ataques  simultáneos contra las mezquitas de Badr, en el centro de Saná, y Al Hashush, en el barrio septentrional de Al Yarraf, son frecuentadas por fieles chiíes.

Reportes de prensa señalan que varios suicidas atacaron las mezquitas chiíes, y se presume que el objetivo eran los rebeldes Huthi que desde finales de enero tomaron el poder y cuyos seguidores son sobre todo chiíes zaydíes.

El análisis sugiere que con estas acciones se abierto una grave crisis política en el empobrecido país árabe, y además ha azuzado la baza sectaria que Al Qaeda lleva años tratando de explotar y de la que ahora quiere aprovecharse el Estado Islámico, que se responsabilizó de los atentados.

El diario español El País, reseñó que los ataques, con escaso intervalo entre sí, se produjeron durante la plegaria del mediodía del viernes, justo cuando las aljamas están más concurridas. El primer suicida hizo estallar su cinturón explosivo en el interior de la mezquita de Badr, en el centro de Saná; pocos minutos después, un segundo terrorista activó su bomba entre medio de los fieles que salían despavoridos, en tanto que casi simultáneamente otro individuo (dos según la agencia yemení Saba) se hizo estallar en la mezquita de Al Hashush, al norte de la ciudad. En Saada, al norte del país, la policía logró interceptar a otro suicida que pretendía atacar la mezquita del Imam Hadi.