Skip to content Skip to footer

Baja en 50% producción de zapato 

La competencia desleal del zapato importado, principalmente de China; la falta de inversión para renovar diseños y modelos, y la nula atención de las autoridades federales, estatales y municipales hacia este sector, provocaron que la producción de calzado en San Mateo Atenco se derrumbara por lo menos 50 por ciento.

Oscar Porcayo Camacho, propietario de uno de los pocos talleres artesanales que subsisten en San Mateo Atenco, dijo a la agencia MVT: "no podemos competir con pares de zapatos de 100 pesos, aunque sean desechables, pero la gente los compra y lo nuestro ya a nadie le interesa".

Explicó que las plazas comerciales de San Mateo Atenco están totalmente inundadas de calzado de importación, principalmente chino, con pares que venden a cien pesos, y todavía obtienen ganancias, lo que generó la quiebra de los talleres que se dedican a la elaboración de productos de verdadera calidad.

Señaló que en nada se parecen los zapatos chinos a los que se producen en los talleres artesanales de San Mateo Atenco, aunque reconoció que al final del día no todos pueden gastar los 400 o 500 pesos que cuesta un par de elaboración artesanal.

Señaló que todavía en la década de los ochentas prácticamente el 100 por ciento de la población de San Mateo Atenco se dedicaba a la producción de calzado, y ahora menos del 60 por ciento está involucrada en esta actividad productiva, y la mayoría de quienes siguen se dedican solamente a la importación y comercialización.

Señaló que de acuerdo con cifras de la Asociación Mexicana de Productores de Calzado, San Mateo Atenco se ubica actualmente en el tercer lugar de producción, después de León Guanajuato, y Guadalajara, Jalisco, donde cada vez se produce más y se vende más.

Señaló que han sido muchas las administraciones estatales y municipales que han prometido hacer algo para revivir la actividad productiva de calzado en San Mateo Atenco, pero dijo que "todo se queda en trámites, se queda en proyectos, porque cuando se llega al asunto del dinero, siempre hay pretextos, más burocracia y al final las cosas siguen igual".