Skip to content Skip to footer

Baja migración de mexiquenses hacia EU

Al término de la primera década de este siglo, el Estado de México reportó un descenso de movilidad hacia los Estados Unidos; de la misma manera, se incrementó el número de indocumentados que regresaron a su país, pues entre los años 2000 y 2010 pasaron de 23 mil 781 mexiquenses a 30 mil 946 los que retornaron, afirmó en la Máxima Casa de Estudios mexiquense, el investigador del Colegio de la Frontera Norte, Jorge Eduardo Mendoza Cota.

El colaborador del Centro de Investigación y Estudios Avanzados de la Población (CIEAP) de la UAEM refirió que este fenómeno poblacional refiere a las consecuencias de la crisis financiera internacional de 2008, cuyas tendencias derivaron en la falta de oportunidades de empleo, así como el endurecimiento de políticas migratorias.

En este sentido, dijo, California y Arizona representan los destinos de mayor flujo migratorio hispano, especialmente de los mexicanos; sin embargo, las altas tasas de desempleo que reportan las dos entidades sobrepasan la media nacional en Estados Unidos y ha motivado el retorno de migrantes a su nación.

De acuerdo con estudios del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, aunado a la problemática económica, California y Arizona han protagonizado los mayores esfuerzos por la deportación de trabajadores indocumentados, destacó Jorge Eduardo Mendoza Cota.

Abundó que los recursos en materia de detención de indocumentados se expandieron 806 por ciento entre 1985 y 2003, de 141 millones a 1.3 billones de dólares, montó que fue destinado para el control de la frontera, que incluye la patrulla fronteriza, inspecciones en los puertos y garitas de entrada, detenciones e investigaciones de  inteligencia.

Indicó que como resultado de esta inversión, las aprensiones se acrecentaron en 2010, alcanzando un total de 463 mil 382 detenciones, de las cuales, 87.3 por ciento fueron contra mexicanos.

En los años 90 la cantidad de inmigrantes indocumentados era de 8.46 millones, mientras que en 2010 alcanzó los 10 millones de personas, de los cuales más de seis millones eran mexicanos; 2.51 millones residían en California y un millón en Texas, concluyó Jorge Eduardo Mendoza Cota.