Skip to content Skip to footer

Busca UAEM reducir deserción

La participación de 267 estudiantes en el Programa de Asesoría Disciplinar “Mentores Académicos”, que mediante tutorías brinda apoyo a estudiantes para que logren un mejor rendimiento y aprovechamiento académico, contribuye de manera importante en la disminución de los índices de deserción escolar en la Universidad Autónoma del Estado de México.

En el marco de la entrega de reconocimientos a 10 mentores de la Unidad Académica Profesional Cuautitlán Izcalli, la titular de la Dirección de Apoyo Académico a Estudiantes y Egresados de la UAEM, Lucía Collado Medina, destacó que durante el reciente periodo escolar, más de 300 universitarios fueron apoyados mediante dicho programa; el resultado, detalló, fue un notable incremento de calificaciones y evitar que los estudiantes recursaran unidades de aprendizaje.

Acompañada por la coordinadora de la Unidad Académica Profesional Cuautitlán Izcalli, Eva Martha Chaparro Salinas, Collado Medina subrayó que el Programa “Mentores Académicos”, de reciente creación en la Autónoma mexiquense, tiene diversos beneficios, pues las sesiones son personalizadas y entre pares estudiantiles, por lo cual contribuyen al reforzamiento y comprensión de conocimientos adquiridos en las aulas.

Acotó que en los 15 espacios de nivel superior de la Máxima Casa de Estudios mexiquense donde opera el programa piloto se generan estrategias de aprendizaje, específicamente sobre temas que representan un “riesgo” académico para los alumnos.

Al pertenecer a este programa, dijo, los mentores, quienes acceden voluntariamente a colaborar, fortalecen habilidades profesionales que demanda actualmente el campo laboral, principalmente referentes a la comunicación, como la transmisión oportuna de información, desarrollar un tema didáctico y más comprensible para los asesorados, entre otras capacidades cognitivas.

En su oportunidad, Eva Martha Chaparro Salinas reconoció que los mentores académicos constituyen un importante apoyo para el desarrollo de la tutoría dentro de cada espacio universitario, generando una cultura de enseñanza-aprendizaje.