Skip to content Skip to footer

Buscan visibilizar violencia contra las mujeres a través de la literatura

El trabajo de crítica literaria vertido en este coloquio tiene como destino la publicación de un libro que muestre esta narrativa en la que se levanta la voz de autoras

El coloquio “Neogótico latinoamericano en la literatura escrita por mujeres” se realizó este miércoles en la Facultad de Humanidades de la UAEMex. Este fue un espacio donde se habló de la narrativa de diferentes autoras latinomericanas que abordan temas relacionados con el concepto neogótico y la violencia contra las mujeres.

Una de las participantes en el coloquio, Metztli Donají Aguilar González –quien participó con el tema “Muertos vivientes y miedos heredados: una lectura de la violencia patriarcal en el gótico andino de María Fernanda Ampuero”– explicó que el gótico latinoamericano implica nuevas visiones del mundo de las mujeres, como un proceso para “desnormalizar” la violencia.

La existencia de personajes como monstruos, muertos vivientes o vampiros, se proyectan a personajes que inciden en la realidad de las mujeres, es el caso de asesinos o violadores. La narrativa que se aborda muestra cómo las escritoras perciben lo femenino, lo monstruoso, el ambiente y la violencia.

No te pierdas: Feminicidas seriales en el Edomex

Este tipo de literatura, mencionó Donají Aguilar, presenta situaciones abyectas, monstruosas y siniestras, que con el uso de una violencia escrita –sin escatimar en palabras crudas– forma parte de una ruptura lingüística que evoca sensaciones en los lectores, lo que podría sensibilizar respecto a la situación que actualmente se vive.

Buscan visibilizar contextos de violencia

El trabajo literario de escritoras latinoamericanas analizadas en el coloquio –como la argentina Samanta Schweblin; las ecuatorianas Mónica Ojeda y María Fernanda Ampuero; la venezolana Michelle Roche Rodríguez, la peruana Jennifer Thorndike o la boliviana Liliana Colanzi, entre otras, no suele callar nada, y genera miedo debido a la intensidad de las acciones a las que remiten con sus palabras.

El trabajo de crítica literaria vertido en este coloquio tiene como destino la publicación de un libro que muestre esta narrativa en la que se levanta la voz de autoras quienes viven en ciudades violentas con un contexto social que obliga a ser visibilizado.

La posibilidad de que estas mujeres estén publicando, mencionó Donají, responde también a una situación en la que las mujeres participan en movimientos sociales de visibilización de las circunstancias de violencia que se vive: cadáveres en los ríos, feminicidios, desapariciones, violaciones… “situaciones que ya no se pueden ignorar”.

En el coloquio se presentaron, entre otros temas, “Acercamiento al conflicto de las relaciones madre-hija en Mandíbula de Mónica Ojeda”, “Neogótico y posmodernismo literario en la reconfiguración del vampirismo en Malasangre de Michelle Roche”. “Legitimación de la violencia a partir de su normalización en Cadáver exquisito de Agustina Bazterrica”, “Decadencia y desamparo en Ansibles, perfiladores y otras máquinas de ingenio de Andrea Chapela”.