Skip to content Skip to footer

Cada 21 minutos muere una persona por covid-19 en Edomex

Debido a la reapertura de algunos espacios, es posible un repunte de casos, lo cual solo se sabrá cuándo ese tiempo llegue

En el Estado de México, aproximadamente, cada dos minutos una persona se contagia de covid-19 y cada 21 minutos, una muere, según las cifras que arrojan los registros de infectados y defunciones de la Secretaría de Salud de El Estado de México en los últimos cuatro días.

La pandemia de covid-19 comenzó con casos en Huixquilucan, casos importados. Entonces, el seguimiento podía darse uno a uno, pero –como lo manifestó el subsecretario de salud, Hugo López Gatell– llegó el momento en que este seguimiento puntual terminó.

El primer registro de la Secretaria de Salud mexiquense corresponde al 24 de abril, entonces había 1992 contagios y 104 defunciones; sin embargo, más allá de las cifras, el tránsito hasta las cifras actuales ha sido largo y tortuoso para distintos sectores, comenzando con el de Salud: diversas manifestaciones en hospitales del Estado de México evidenciaron la falta de insumos y personal para atender a los pacientes cuyo número incrementaba día con día. La entidad, desde el inicio de la pandemia se ha posicionado, tras la Ciudad de México, como la segunda en número de muertes y contagios.


La entidad, desde el inicio de la pandemia se ha posicionado, tras la Ciudad de México, como la segunda en número de muertes y contagios


Poco más de 17 millones de habitantes con características heterogéneas han convertido el desarrollo de la pandemia en el Estado de México en una situación difícil, que ha ido del rechazo de comunidades –fue el caso de Almoloya de Juárez– a las operaciones de desinfección a la implementación de medidas obligatorias de protección, es el caso de la reciente aprobación del cabildo de Toluca de volver obligatorio, sobre pena de amonestación, multa y detención, a quienes no cumplan con la medida. 

Las diferencias económicas de los pobladores que han sido o tenido algún familiar infectado por el virus Sars-Cov-2 se evidencian cuando se busca la atención; ante la saturación de los hospitales públicos el acceso a uno privado puede llegar a ser prohibitivo; estos servicios privados de salud –de por sí a veces inaccesibles, se ha encarecido desmedidamente

Lee también: Juan no solo carga con la muerte que le causó el covid-19 a su padre, sino también la deuda que ésta le generó

La labor del gobierno del estado, responsable de procurar los servicios de salud necesaria para la población, se ha topado con deficiencias arrastradas años atrás: la construcción pendiente de ocho hospitales –proyectados en la administración de Eruviel Ávila– que bien habrían podido ser un alivio para la demanda creciente de espacios para la atención; los recursos destinados al sector salud han transitado entre la corrupción y la ineficiencia.

Es sabido, además, que un importante subregistro descuella en la entidad, y en el país, incluso, las cifras que se consignan en la página de gobierno de estado difieren de los de la Secretaría de Salud en casos de municipios específicos como es el de Toluca, que para el 11 de julio presenta una diferencia de defunciones de 430 a 445 muertos.

El lunes 6 de julio, en semáforo rojo, el gobernador mexiquense, Alfredo del Mazo Maza, anunció la apertura –en apoyo a las familias que viven de negocios pequeños, de papelerías, refaccionarias, tiendas de ropa, electrónicos, entre otros, así como locales de servicios personales: estéticas, tintorerías, locales de reparación de electrodomésticos, restaurantes, hoteles, tiendas departamentales y centros comerciales, todo con un aforo máximo del 30 por ciento.

Resultado de esta decisión y del relajamiento que las personas han tenido, es posible que en un lapso de quince días se presente un repunte de casos, lo cual solo se podrá saber cuándo ese tiempo llegue.