Skip to content Skip to footer

Celebra Tenancingo Feria del Obispo, platillo tradicional del Edomex

Los principales ingredientes de este alimento son carne molida de cerdo, chile manzano, epazote, sal, vísceras y sesos

Después de dos años de suspensión, Tenancingo realizará la Feria del Obispo en la explanada del Jardín Morelos, a partir de las 10:00 horas. El evento comenzó este viernes y continuará este 6 y 7 de agosto; tendrá presentaciones artísticas y música en vivo.

La Feria del Obispo tiene 17 años, excepto por dos años que tuvimos pandemia y no se hizo; pero ahora se retoma para impulsar la economía del pueblo de Tenancingo”, explicó Libia Martínez Flores, productora.

Durante los tres días de feria se espera una derrama económica de más de un millón de pesos. Durante este primer día, llegaron personas de Toluca, Metepec, Ixtlahuaca y Aguascalientes.

“El que viene a Tenancingo y no prueba taco de obispo es como si no viniera a Tenancingo, por eso nos pueden encontrar al interior del mercado todos los días”, expresó Martínez Flores.


Tenancingo de Degollado es un municipio mexiquense conocido por producir y vender obispo, un embutido que es un atractivo gastronómico en el mercado municipal “Riva Palacio”.

Más de 30 comerciantes venden este embutido –muy similar a un salchichón–, cuya receta es secreta y ha cambiado de generación en generación. Este alimento se prepara desde hace aproximadamente un siglo.

Lee: El santuario de Tenancingo convertido en rio de desechos; don Artemio lucha incansablemente para rescatarlo

Aunque los comerciantes no revelaron todos los ingredientes, explicaron que los principales son carne molida de cerdo, chile manzano, epazote, sal, vísceras y sesos

Vendedoras de obispo en el mercado de Tenancingo. Fotos: Uriel García

Además existe una versión especial, cuyo sabor es dulce pues se le añaden pasas, almendras, piñones y recaudo. El precio del obispo tradicional es de 260 pesos y el especial de 300.

De forma tradicional el obispo se come en un taco y se acompaña con nopales, chiles manzanos con cebolla, chicharrón, aguacate, papalo, queso, salsa roja y verde. Aunque también se puede comer guisado en salsa verde.

El mercado del obispo en Tenancingo

Miércoles y domingo son los días en los que se vende más este alimento; por ello, los comerciantes buscan las mejores frases para atraer el cliente, pero la degustación es la forma más efectiva de vender.

Entre frases como “pásele cliente tenemos mesas”, “este es el bueno”, “este es el de la güera”, el mercado se convierte en la verdadera atracción turista.

Laura Medina Guadarrama, propietario de “Obispo Lau” en el mercado de Tenancingo, explica que desde hace 80 años su familia ha preparado obispo. La primera en hacerlo fue su abuela Silvana.

“El obispo no se ha perdido, la gente lo sigue comprando, ya lo han hecho en otros lugares, pero no es lo mismo, no saben lo que lleva. Lo han tratado de imitar, pero es de aquí de Tenancingo”, detalla.

Vendedoras de obispo en el mercado de Tenancingo. Fotos: Uriel García

¿Por qué se llama obispo?

En los años 30, una pareja de casados inventó el platillo “rellena de sesos”. El alimentó se popularizó y los pobladores del lugar comenzaron a jugar con los ingredientes en su elaboración.

Después, a mediados del sigo XX, un grupo de seminaristas llegó a Tenancingo y comió “rellena de sesos”; al probar el alimento dijeron que sería digno para el “obispo”, a partir de ese momento las personas empezaron a conocerlo así.

Con información de Uriel García y Claudia García