Ciudadanía y medio ambiente

En este primer encuentro quisiera comenzar por delinear los temas que pretendo den contenido y sustancia a las colaboraciones semanales en este espacio que generosamente me brindan, y en el que pretendo delinear una oportunidad de diálogo con los lectores de Alfa.  Dos temas principales motivan mi actuación como ciudadana y como servidora pública: la construcción de ciudadanía y el cuidado del medio ambiente.

 

La ciudadanía no solo es un estatuto jurídico-político, es sobre todo, la activa participación en la construcción de lo público, entendido como el espacio donde convivimos todos y donde nos encontramos como comunidad.  La ciudadanía también es una cualidad que se adquiere al vivir en democracia.  No me refiero a la democracia procedimental restringida a la forma en que se emiten votos para elegir gobernantes.  Me refiero a las reglas de convivencia en que grupos de mujeres y hombres asumen su responsabilidad ante el hecho de vivir en sociedad.

 

Asumir la responsabilidad de vivir en sociedad implica involucrarse en el debate público, participar en la resolución de problemas, contribuir a la búsqueda del bien común y fortalecer y llenar de contenidos el espacio público.  La agenda social, que de forma cada vez más importante incluye el cuidado al medio ambiente, es la parte esencial que permite convertir en ciudadanos responsables y conscientes a los habitantes de una colonia, una ciudad, un municipio.  La exigencia informada y, cuando es necesario, la protesta seria ante la autoridad competente son las mejores formas de cambiar el entorno inmediato e impulsar el interés colectivo inmediato en aspectos como la demanda de mejores obras y servicios públicos y, por supuesto, el cuidado y la recuperación de nuestro medio ambiente.

 

Así pues, en las sucesivas entregas espero compartir con ustedes reflexiones sobre políticas públicas relacionadas con el cuidado, protección y recuperación del medio ambiente.  Además, aspiro a que analicemos ideas sobre la forma en que desde nuestro espacio privado podemos apropiarnos del espacio público, en el sentido de convertirlo nuevamente en el lugar de discusión y acción de los asuntos que nos interesan a todos, para contribuir a mejorar el entorno inmediato de vida.

           

decimaregiduriatoluca@gmail.com

@10aRegiduriaTol