Con «listones» no se evitan fugas: la ciencia requiere más presupuesto

Toluca, Estado de México; 24 de abril de 2019.- “No podemos amarrar las tuberías con listones para evitar las fugas: la ciencia requiere dinero, requiere laboratorios. No podemos competir con los grandes centros de investigación del mundo,  si tienen allá la tecnología y los instrumentos adecuados  (…) y  nosotros por falta de presupuesto no atendemos ese asunto”. Al […]

Toluca, Estado de México; 24 de abril de 2019.- “No podemos amarrar las tuberías con listones para evitar las fugas: la ciencia requiere dinero, requiere laboratorios. No podemos competir con los grandes centros de investigación del mundo,  si tienen allá la tecnología y los instrumentos adecuados  (…) y  nosotros por falta de presupuesto no atendemos ese asunto”.

Al participar en el foro La  Ciencia y la Tecnología en el Estado de México, organizado por la legislatura mexiquense, Ignacio Cabrera González, secretario técnico de la comisión de Ciencia y Tecnología del Senado de la República,  puntualizó además que esos recursos deben canalizarse directamente a la planta de científicos e investigadores que requiere el país.

De acuerdo al director de la División de Ciencias Biológicas y de la Salud de la UAM unidad Lerma, Gustavo Pacheco López, que también participó en ese foro, en la entidad debería destinarse el 2 por ciento del Producto Interno Bruto estatal para ese rubro, según lo instaura la Ley en la materia,  lo que significarían 30 mil millones de pesos al año.

Sin embargo,  refirió que el Foro Consultivo Científico y Tecnológico dio a conocer que en 2014 el gobierno del Estado de México solamente canalizó 702  millones de pesos para ese fin, mientras que a finales del año pasado, se ejercieron mil 500 millones de pesos, lo que  representó un incremento pero todavía  lejano a lo que en teoría debería ser.

Otro aspecto que señaló Cabrera González en su intervención es la importancia de que la ciencia esté abierta a todas las corrientes del pensamiento y no limitarse a una sola: “Si nosotros ponemos una restricción, ya sea presupuestal o sea ideológica a la ciencia estamos empezando mal. La ciencia debe estar abierta a todas las corrientes del pensamiento”.

En ese aspecto, reconoció la autonomía con  la que cuentan los centros de investigación de las universidades ubicadas en el territorio mexiquense, ya que dijo, “sin autonomía no hay la posibilidad de desarrollar una ciencia libre y abierta”.

Planteó además que México requiere contar con una política de Estado en el rubro de Ciencia y Tecnología que sea  transversal y de largo de plazo, que busque consolidar la planta de investigadores del país. Para ello, también consideró necesario fomentar desde la educación básica, la formación en ciencia y tecnología para que más estudiantes se interesen por esos temas.

Y es que actualmente, en México solo se cuenta con 28 mil 32 investigadores registrados en el padrón del Sistema Nacional de Investigadores, lo que representa 210 por cada millón de habitantes. En el Estado de México el registro es el 5.6 por ciento del padrón nacional, al ubicarse en mil 608 investigadores; es decir solo 91 por cada millón de sus habitantes, cuando la Ciudad de México contabiliza 800 por cada millón de personas.

El director de la División de Ciencias Biológicas y de la Salud de la UAM unidad Lerma, Gustavo Pacheco López, dio a conocer esas cifras y  destacó que el reto de la entidad mexiquense es aumentar primero de 91 a 210 investigadores para alcanzar la media nacional, y en un futuro llegar a los niveles de otras partes del mundo con las que  comparta  condiciones similares.

Destacó al respecto que una estrategia a corto plazo es la de retener científicos en el estado, ofreciéndoles oportunidades laborales en la academia y en la industria, y los recursos necesarios.

Al inaugurar los trabajos del Foro de Ciencia y Tecnología, el presidente de la comisión respectiva, de la LX Legislatura estatal, Benigno Martínez,  destacó que hoy en día la ciencia debe responder a los desafíos económicos, sociales y ambientales –entre otros- que enfrentan las sociedades, por lo que deben fortalecerse los vínculos entre sociedad, la ciencia y la política.