Skip to content Skip to footer

Denuncian masacre de yazidíes en Irak

Extremistas islámicos en Irak mataron a 80 hombres yazidíes y secuestraron a sus esposas e hijos, dijeron funcionarios y testigos el sábado, e insistieron en que la comunidad religiosa sigue en peligro una semana después que Estados Unidos e Irak bombardearon a los milicianos.

Nuevos ataques fueron lanzados contra los insurgentes cerca de la mayor represa de Irak, que fue capturada por el grupo extremista Estado Islámico este mes, según habitantes. No estaba en claro quiénes eran los atacantes.

Estados Unidos empezó a atacar al Estado Islámico hace una semana, en parte para impedir la matanza de decenas de miles de yazidíes aislados en la cima de una montaña. Después que la mayoría pudo escapar con ayuda de combatientes curdos, el presidente estadounidense Barack Obama se atribuyó el mérito de haber aliviado la amenaza de genocidio.

Pero el viernes por la tarde los combatientes del Estado Islámico que rodearon el pueblo de Kocho hace 12 días exigieron que los yazidíes se convirtieran al islam o los mataran.

Los islamistas se llevaron a los varones en grupos y los mataron a tiros, según un hombre que resultó herido pero se salvó porque fingió haber muerto. Los pistoleros después caminaron entre los cuerpos liquidando a todos los que parecieran estar vivos todavía, dijo el hombre de 42 años a The Associated Press por teléfono desde un área donde estaba escondido. Habló con la condición del anonimato por temor a su seguridad.

"Pensaron que estábamos todos muertos y cuando se fueron salimos corriendo. Nos escondimos en un valle hasta el atardecer y después huimos a las montañas", dijo.

Un legislador yazidí, un funcionario de seguridad curdo y un funcionario iraquí de la ciudad vecina de Sinjar ofrecieron versiones similares. Dijeron que el Estado Islámico asesinó a decenas de varones yazidíes el viernes por la tarde después de ocupar Kocho. Los tres basaron sus informaciones en versiones de sobrevivientes y advirtieron que el grupo sigue en peligro.

Los yazidíes son una minoría religiosa a la que Estado Islámico considera hereje. El grupo extremista se ha atribuido matanzas en masa de sus oponentes en Siria e Irak y ha subido fotos macabras a internet.

El legislador yazidí Mahma Khalil dijo que a los yazidíes en Kocho les plantearon la alternativa de convertirse o morir. "Cuando los residentes se negaron, se desencadenó la matanza", afirmó.

Halgurd Hekmat, un vocero de las fuerzas de seguridad curdas, dijo que los milicianos se llevaron cautivos a las mujeres y los niños de Kocho a la ciudad cercana de Tal Afar, controlada por Estado Islámico.

En otra parte del norte de Irak, los residentes en la zona de la represa de Mosul dijeron a la AP que había ataques en el área, aunque no estaba claro quiénes atacaban.

El grupo Estado Islámico se apoderó el 7 de agosto de la presa en el río Tigris como parte de una ofensiva con la que obtuvo el control de grandes territorios de Irak.

(Con información de AP)