Skip to content Skip to footer

Denuncian mujeres represión de policías durante manifestación en Chimalhuacán

"Fuimos salvajemente reprimidas. No sabemos si hay compañeras detenidas. A nosotras nos gasearon", denunció la activista Lidia Florencio

Al menos 30 mujeres resultaron lesionadas la madrugada de este domingo después de un manifestación en la Fiscalía General de Justicia de Chimalhuacán. Las inconformes exigían justicia para Yashiska Martínez, uno de sus compañeras, quien presuntamente fue agredida por policías de tránsito.

Te recomendamos: Ser mujer es un peligro en Edomex: feministas

Las mujeres defensoras de derechos humanos y colectivas feministas protestaban por el abuso de la fuerza que recibió Yashika Martínez Cervantes. Las manifestantes señalaron que Martínez fue detenida de manera arbitraria, golpeada y privada de su libertad.

Por ello, Irinea Buendía y Lidia Florencia —mamás de víctimas de feminicidio— llamaron a una manifestación para acompañar a la familia de Yashiska Martínez y exigir su libertad. Desde hace 3 años, Martínez se ha convertido en activista, luego de que su hija, de 13 años, fue privada de la libertad y abusada sexualmente por policías de Chimalhuacán.

Hasta ahora, no ha habido castigo para los responsables de este hecho, señalaron las inconformes.

De acuerdo con Milenio, en el transcurso de la manifestación, llegó un grupo de policías, quienes agredieron a las manifestantes con toletes y lanzaron bombas lacrimógenas. También, las amenazaron con armas de fuego y retiraron las casas de campaña que habían colocado afuera de la Fiscalía.

“Fuimos salvajemente reprimidas. No sabemos si hay compañeras detenidas. A nosotras nos gasearon, nos estaban cazando, todo fue meditado porque llegó la subprocuradora de género pero a ella la sacaron sigilosamente (…). Un policía se acercó y me gaseó de frente y comenzaron a golpear a todas”, denunció la activista Lidia Florencio a través de redes sociales.

Los vecinos de la colonia Santa María Nativitas auxiliaron a las mujeres manifestantes para evitar que fueran detenidas por las autoridades.