Skip to content Skip to footer

Derrame de crudo masivo cerca de California pone en peligro a cientos de especies

Alrededor de 3.000 barriles de petróleo se han derramado en el océano a unos cinco kilómetros de la ciudad de Newport Beach

En la región del sudoeste del Pacífico la Guardia Costera ha registrado un derrame de petróleo que se extiende por más de 30 kilómetros cuadrados cerca de las costas de California, a tan solo cinco kilómetros de la ciudad de Newport Beach.

Newport Beach movilizó sus recursos y equipos de emergencia para proteger su territorio ante la eventual llegada de la mancha de petróleo que, según sus estimaciones, iba a tocar tierra por la noche, mientras que las autoridades de la cercana Huntington Beach, otra ciudad afectada del condado de Orange, cerraron la playa y el acceso al océano.

El crudo derramado se extendió por unos 10 kilómetros entre el muelle de Huntington Beach y Newport Beach, y las autoridades instaron a la población a “mantenerse alejados de la playa” y evitar cualquier contacto con las áreas contaminadas “debido a la toxicidad”.

Por su parte, la alcaldesa de Huntington Beach, Kim Carr, describió la situación como un “potencial desastre ecológico”. El petróleo ya llegó a la costa de la ciudad, donde empezaron a encontrar a pájaros y peces muertos.

La representante de Beta Offshore Kate Conrad comentó a Los Angeles Times que los trabajadores se apresuraron a cerrar el oleoducto y utilizaron equipo de presurización para recuperar la mayor cantidad de petróleo posible después de que se diera a conocer el derrame. Sin embargo, el crudo aún seguía filtrándose al océano en la madrugada del domingo, de acuerdo con el comunicado de la alcaldía de Huntington Beach emitido poco antes de la 1 a. m.

Por el momento, se desconoce las causas del derrame y las autoridades de California trabajan en la contención de la mancha negra. A su vez, el Departamento de Pesca y Vida Silvestre del estado (CDFW, por sus siglas en inglés) movilizó a los contratistas de limpieza y vigila la zona.

La Guardia Costera dirige un comando unificado de agencias federales, estatales, del condado y de la ciudad para contener el derrame, con personal de seguridad contra incendios y de la marina desplegado para implementar esfuerzos de contención ambiental.

“Se han desplegado sistemas de filtrado y barreras flotantes para evitar que el petróleo llegue a la reserva ecológica Bolsa Chica y los humedales de Huntington Beach”, señaló un comunicado.

No obstante, lamenta que estos humedales ya están sufriendo “importantes consecuencias ecológicas”.

“La fuga no se ha detenido totalmente, se han completado los parches preliminares para reparar el sitio del derrame de petróleo”, dijo el comunicado de la ciudad.

“El tamaño del derrame exigió una acción rápida y agresiva”, agregó.

Con información de El Economista y RT