Skip to content Skip to footer

Echan a la calle a 4 mil policías corruptos, drogadictos y pillos 

El gobierno del Estado de México hecho a la calle a los primeros mil policías estatales y municipales que no aprobaron el examen de control de confianza y que han sido catalogados como factor de riesgo para la ciudadanía, esto en el marco del programa de depuración de los cuerpos de seguridad y justicia de la entidad.

Por sí fuera poco hoy el gobernador, Eruviel Ávila Villegas dio a conocer que a partir de este día se prepara la salida de otros mil policías que salieron reprobados en la evaluación oficial, y que por lo tanto no son aptos para portar el uniforme ni las armas de cargo.

Durante un pronunciamiento dirigido desde la Secretaría de Seguridad Ciudadana, Ávila Villegas admitió que primero se les deberá respetar su garantía de audiencia a los malos los policías, en su mayoría municipales, y después proceder a la eliminación total de los más de 4 mil efectivos que tienen que ser corridos.

"De enero a la fecha se ha logrado dar de baja a mil 73 elementos, tanto de la policía estatal, policía municipal y de la Procuraduría de justicia. A partir de este 7 de mayo de 2014 estamos anunciando formalmente la baja de otros mil elementos, también de la policía estatal, municipal y de la Procuraduría. Se trata de elementos que no aprobaron el examen de control de confianza por factor de riesgo", explicó.

Acompañado del presidente del Tribunal Superior de Justicia, Baruch Delgado Carvajal; del presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso local, Aarón Urbina; así como de al menos una docena de presidentes municipales de diferentes regiones, el gobernador mexiquense sostuvo que la depuración policiaca va en serio.

Por su parte el Secretario de Seguridad Ciudadana (SSC), Damián Canales Mena fue más frío a la hora de referirse sobre el futuro de los 4 mil policías que tendrán que ser dados de baja, pues no a él no le preocupa el que salgan de la policía y puedan formar parte de la delincuencia.

Incluso Canales Mena fue más allá al sostener que para los policías catalogados como factor de riesgo, por estar vinculados con la delincuencia o haber sido señalados como adictos a sustancias prohibidas, no tiene que haber un solo peso de indemnización.

"La institución, que trabaja con dinero de la sociedad, no tiene porque indemnizar a alguien que consume drogas; la sociedad no tiene porque indemnizar a alguien que está vinculado al crimen organizado… Quiero ser franco, nos hacen falta miles de elementos, yo diría que corremos menos riesgo que estén afuera a que estén adentro, si delinquen yo espero que los podamos agarrar", confió.