Skip to content Skip to footer

El gran brazo electoral del PRI mexiquense

Toluca, México; 13 de junio de 2018. El Partido Revolucionario Institucional ha encontrado en el Sindicato de Maestros al Servicio del Estado de México (SMSEM) una de sus principales reservas de votos. Sus 104 mil afiliados han convertido a ese sindicato en uno de los brazos electorales más fuertes del priismo mexiquense. Pero el respaldo del profesorado al partido en el poder no es gratuito.

Una regla no escrita le ha asegurado a cada líder magisterial un lugar en la Cámara local, al menos así ha sido con 14 de los últimos 17 secretarios generales que ha tenido ese sindicato, quienes de modestos profesores, algunos de ellos rurales, pasaron a diputados de altos vuelos, siempre arropados por los colores y la insignia del PRI. 

El amasiato entre el sindicato y el PRI mexiquense comenzó con Sixto Noguez Estrada, electo secretario general para el trienio 1967-1970, y quien ha sido el único secretario que ha repetido en el cargo, pero sólo duró ocho meses en su segunda etapa pues en los primeros días de 1970 abandonó la dirigencia magisterial para ocupar la presidencia del CDE del PRI. Luego, fue director general de Educación Pública, senador suplente del líder obrero Francisco Pérez Ríos, y más tarde terminó en una curul como diputado federal en la XLIX Legislatura y diputado presidente de la Gran Comisión del Edoméx. 

Miguel Portilla Saldaña fue electo para el periodo 1970 a 1973, pero tampoco concluyó su trienio. El 5 de septiembre de 1972 se convirtió en el primer congresista salido directamente de las filas del sindicato representando al Distrito III de Tenango del Valle. Su andar en el mundo de la política no paró ahí, pues más tarde fue secretario administrativo de Educación y, ya pensionado, fue dirigente de los jubilados. 

El profesor Manuel Hinojosa Pérez fue electo dirigente sindical para el trienio 1973-1976 pero tampoco terminó su gestión. El 5 de septiembre de 1975 protestó como diputado en el Congreso local representando al Distrito VI de Valle de Bravo. Más tarde conquistó un lugar en el Congreso de la Unión, luego fue senador suplente y regidor del ayuntamiento de Toluca.

Germán Garciamoreno Beltrán, priista de cepa, antes de ocupar el cargo ya había sido secretario de Organización del PRI estatal y secretario del ayuntamiento de Naucalpan. Fue electo para el trienio 1976-1979 pero tampoco terminó su periodo, el 5 de septiembre de 1978 se hizo de una curul en la Cámara local. Luego fue regidor en Toluca y más tarde secretario particular de Ignacio Pichardo. En el sexenio de Miguel de la Madrid fue jefe de Delegaciones del Instituto Nacional de Educación para los Adultos. 

Lauro Rendón Castrejón fue electo secretario general para el trienio 1979-1982, pero dejó el cargo y  el 5 de septiembre de 1981 tomó protesta como congresista local por el Distrito IV de Lerma; en 1985 brincó a la Cámara federal, donde repitió en el periodo 1995-1997. Para el periodo 1982-1985 fue electo el profesor Héctor Luna Camacho. Abandonó la dirigencia y el 5 de diciembre de 1984 rendía protesta como diputado local. Más tarde fue delegado del Instituto Nacional de Educación para los Adultos. En el trienio 1979-1981, antes de ocupar la cabeza magisterial, había sido alcalde de Almoloya del Río. 

Para el periodo 1985-1988 fue electo Mario Domínguez Flores, pero abandonó el cargo para alcanzar una curul en la Cámara local representando al Distrito VII de Tenancingo.
A la salida de Domínguez, el lugar fue ocupado por Ricardo Suárez Flores, electo para el trienio 1988-1991. Tampoco terminó su gestión y el 5 de diciembre de 1990 tomaba protesta como diputado local por el Distrito X de Valle de Bravo. 

Marco Antonio Mejía González ocuparía la dirigencia del sindicato de 1991-1994, pero dejó el magisterio ante de concluir su gestión y el 5 de diciembre de 1993 ya era congresista local representando el Distrito I de Toluca. Para el periodo 1994-1997 fue electo secretario el profesor Jacob Pérez Álvarez, pero al igual que sus homólogos dejó el cargo y el 5 de diciembre de 1996 se convirtió en diputado local por el Distrito II de Toluca. 

Marcelo Quezada Ferreira llegó al Sindicato para el trienio 1997-2000. Logró terminar su periodo al frente del gremio sindical, apenas terminada su gestión se convirtió en diputado local para el periodo 2000-2003. En 2006 y 2009 intentó fallidamente buscar la alcaldía de Lerma abanderado por Convergencia, luego de renunciar al PRI.

La maestra Trinidad Franco Arpero, quien fue electa para el periodo 2003-2006, fue la primera dirigente que no pudo o no la dejaron continuar su carrera política. Mientras que Fernando Zamora Morales fue otro que tampoco pudo llegar al Congreso mexiquense al perder en las urnas frente al panista Gerardo Pliego, pero paciente esperó tres años y fue premiado con una curul en la Cámara local, desde donde dio el salto a la Cámara federal y luego a la alcaldía de Toluca, donde actualmente busca reelegirse. 
Héctor Hernández Silva fue electo para el trienio 2006-2009, quien cumplió su encargo sin mayores contratiempos. Luego se aventuró en la conquista de una curul federal que obtuvo en las urnas representando al Distrito XXVI de Toluca. 

Roberto Sánchez Pompa estuvo al frente del magisterio estatal de 2009 a 2012, fue premiado por el PRI con un lugar en la Cámara local de 2012 a 2015, luego fue presidente municipal de Tenancingo de 2015 a 2018 y actualmente compite por un lugar en la Cámara local. 
El profesor Héctor Ulises Castro Gonzaga tampoco pudo llegar a la Cámara local, aún y cuando estaba inscrito en el número uno de la lista de diputados plurinominales del PRI, pero no tuvo que esperar mucho para ser premiado por ese partido, fue nombrado director general de Educación Media Superior. 

Abraham Saroné Campos, ex líder del SMSEM busca actualmente continuar con el viejo romance entre el PRI y el magisterio local, y busca -con un impresionante e insultante derroche de dinero- un lugar en la Cámara local representando el Distrito IV de Lerma.